Código moral no escrito de los hombres #I: El insulto prohibido.

insulto.jpg

Hay cosas de las que no me gusta escribir porque considero que son demasiado obvias. Mujeres, yo sé que tal vez para ustedes la siguiente sección del sagrado código no parezca relevante, y lo entiendo, ustedes son unos seres sin escrúpulos, ética, moral, valores y todas esas mierdas, pero, los hombres sí lo tenemos y es de suma importancia recalcar algunos aspectos de vez en cuando. Sobre todo porque pareciese que algunos amigos y conocidos pueden ir de forma libre por la vida violando nuestro sagrado código varonil.

Hay muchas reglas, y yo sé que te mueres de ganas por saberlas todas, algunas son súper obvias: No puedes salir con la ex de un amigo, no puedes cogerte a la novia actual de un amigo ─esa hasta se lo robó la biblia─, no puedes abandonar a tu amigo ahogado en una peda, no puedes andar con la hermana de un amigo sin haberla ganado a través de una pelea ─es el trofeo─, no puedes quitar tu apuesta de la mesa cuando estás jugando cartas, etc. De hecho tal vez algún día hablaré a detalle de cada una de ellas, pero hoy me explayaré sólo en lo que concierne al «insulto prohibido».

Los hombres nos insultamos de muchas maneras, casi todas son aceptables, casi cualquier defecto físico y/o psicológico es bienvenido: Puto enano, pene chico, puta jirafa, puto calvo, puto gordo, puto autista, puto pendejo, que bueno que se te murió tu mamá de cáncer, que bueno que se murió tu familia en un accidente, me quiero coger a tu mamá, etcétera.

¿Lo ven?, nosotros nacimos para aceptar todo ese tipo de mierda que una mujer promedio no aguantaría, y está bien, por algo son el sexo débil.

A pesar de la increíble gama de insultos que tenemos a nuestra completa disposición hay un insulto a la apariencia que jamás debe ser aceptado por ningún grupo de amigos que se crea digno de seguir el código.

En la vida sólo hay dos tipos de hombres: El heterosexual y el homosexual. No existen grados intermedios, no existe algo como «la bisexualidad», por más marchas pendejas que hagas, no, no importa, eres un gay mañoso si también le entras a las mujeres, no intentes ponerte en un nuevo plano de la existencia, no existe.

¿Y por qué lo menciono?, sencillo: Un amigo subió un estado a whatsapp sobre que se buscaba recompensa para encontrar las nalgas de uno de sus amigos y ponía una foto que se nota la tomó cuando estaba descuidado.

¿Disculpa?, no entendí bien. ¿Me estás diciendo que le estabas viendo el culo a tu amigo y tuviste la capacidad de raciocinio como para posicionarte como «más nalgón» y según tú buscar sus nalgas?

Lo siento, pero no, not on my watch.

Nosotros podemos compararnos la verga, ver quien está más gordo, quién tiene más cabello, quién levanta más costales de cemento, quién escupe más lejos, quién come más picante, quién toma más, quién fuma más, quién golpea más a su mujer, en fin, un lista larga de sanos deportes.

¿Pero verle el trasero a tu amigo y juzgarlo?

Eso es de putos homosexuales de clóset, hijo de tu reputísima madre, prohibidísimo, ¿pues donde vergas los educaron?, ¿te violaba tu papá?, digo, para burlarnos.

No me malinterpretes, no soy homofóbico. Me gusta hablar con amigos gays sobre todas las vergas que se han metido en el culo, que si les salió sangre, que si estaba muy venuda, morboso el niño, pero nunca jamás aceptaré a un homosexual que se hace pasar por uno del gremio de heterosexuales, nunca. Primero dejo que me metan una verga en el culo.

Las mujeres pueden libremente ir juzgándose el culo unas a las otras y a los hombres, y está bien, son unas putas harpías, para eso nacieron. Pero nosotros los hombres no podemos vernos el culo y empezar a ver quién está más nalgón,  porque eso ─obvio─ implica verle el culo a tu compa, y bueno, eso es gay, eso te hace un mayate, un infiltrado, y a todos nos cagan los espías.

¿Qué sigue?, ¿darnos besos de lengua para ver quién es mejor besando?, no me jodas.

Bueno, eso era todo lo que tenía qué decir, así que por favor amigos seguidores del código de la raza superior: No dejen que sus amigos hagan esas pendejadas, agárrenlos a  chingazos para que vayan agarrando la onda o háganles un perma-ban del acople, si seguimos permitiendo esas conductas tarde o temprano la ira del  señor caerá con fuerza sobre nuestra raza, y no sé ustedes, pero yo quiero seguir en grupos de confianza, quiero poder dormir empinado y con la completa seguridad de que un amigo no me está viendo el culo mientras cuantifica sus dimensiones y planea violarme.

#PeaceOut.

Anuncios

3deep5me apoya a AMLO para el 2018.

9f55069399862_position2_retina

Lo que voy a decir podría ofender a más de algún miembro de la política de derecha. Yo sé que el voto es libre y secreto, estoy plenamente consciente de ello, pero, que se joda lo de secreto.

Soy una persona honesta, así que lo dejaré claro: Yo pienso votar por Andrés Manuel López Obrador en las elecciones de éste 2018.

Tal vez se estarán preguntando cosas como: «¿Estás pendejo?, ¿Por qué?». Es muy fácil amigos, es muy, muy, fácil de responder, sólo escúchame por un momento:

En la historia de México nunca ha habido un gobernante que pertenezca a la izquierda política. Yo sé que votar por AMLO es lo mismo que dejar que Maduro sea mi presidente y que la crisis económica nos pegue de la mierda y todos muramos al primer mes de gobierno, yo sé.

Y te resultará curioso, pero, precisamente eso es lo que deseo para México.

Yo sé que esta postura le podrá causar grima a más de uno, y no me importa, ¿nunca leyeron el cómic de V for Vendetta?, o en su defecto la película.

Hay un diálogo que hace el policía sobre el pueblo encabronado con la vida y en la que sólo faltará que alguien cometa un error para hacer que le cargue la verga a todo el sistema de gobierno. Pues  precisamente eso es lo que quiero que pase en México.

Quiero que haya hambre, que haya miseria, quiero que la gente muera, quiero que los pobres entren en desesperación, quiero llevar a México hasta las últimas consecuencias.

Entonces es donde sucederá la magia.

¿Nunca han escuchado el himno nacional?, esa madre es una puta oda a la violencia. El mexicano es un ser violento y esperando siempre para agarrarse a chingazos. Si lo llevamos al extremo va a iniciar una puta revolución.

Para eso me importa la nueva ley que le da más privilegios al ejército, quiero que gobierne el caos en México, que AMLO inicie un genocidio junto con los soldados, quiero que México se enoje y asesine a todos los políticos que haya en su momento, quiero caos, quiero fuego, quiero ruinas, quiero cenizas.

Entonces México renacerá como una pinche sociedad mega perrona, después del puto golpe de estado que se va a derivar del ejercicio político de AMLO prevalecerá la luz, prevalecerá el pueblo mexicano.

Ponte a pensar que hacer política nunca sirvió de nada, hay que hacerlo a la vieja usanza: Asesinado, destruyendo, revelándote y reformando la estructura socioeconómica de México.

Yo sé que tú eres un puto vicario de la paz, pero yo no, yo soy una persona con complejo de villano y de megalomanía, a mí me mama ver cosas siendo quemadas, gente siendo asesinada y otras cosas que yo aseguro incrementan mis poderes sexuales.

Yo quiero ver que México se revele contra el sistema, quiero que se acabe el sistema de gobierno, el sistema de educación, quiero que todo empiece desde cero para que haya un cambio que por lo menos me cause el interés de participar y/o leer sobre ello.

Quiero que le pase lo peor a México para que así México pueda llegar a ser la mejor versión de sí mismo.

Sonará maniquea mi posición, radical, transgresiva o lo que quieras, las cosas como son. Ejerciendo democracia, paz y amor nunca se ha solucionado nada.

Es hora de hacer un cambio.

#AMLO2018.

Reseña Serie: Luther, y porque deberías verla si te gustan las pelirrojas genios sin pecas.

luther.gif

Imagina que eres una mujer genio, eres pelirroja, estás súper bonita, estás bien buena y eres astrofísica. ¿Qué haces?, pues no importa lo que hagas, la descripción ya nos dice de entrada que de manera forzada algo malo debes tener por dentro.

Ya sea cáncer, alguna enfermedad de transmisión sexual o incluso la no siempre mal recibida sorpresa de que seas hombre, pues no, va mucho más allá, la BBC y el escritor de la serie (Neil Cross) apostaron por algo más elevado: Volver «psicópata» a su principal personaje secundario.

¿Secundario?, pues sí. La historia de Luther gira entorno a John Luther, también conocido como Heimdall, el guardián de Asgard en las películas de Thor. Resulta que en sus tiempos libres el centinela asgardiano deja de cuidar el bifröst para resolver crímenes en la Inglaterra contemporánea, claro, sin sus capacidades de onmividente porque eso sería hacer trampa.

heim-625x352.jpg

Luther es la clásica serie que sigue la misma narrativa que una novela policiaca y/o novela negra. El detective se encarga de resolver crímenes atroces y de llevar a los culpables tras las rejas.

Aunque de éste tipo de series hay cientos, algo que hace particular a Luther es el hecho de que por alguna extraña razón nadie la recomienda y tampoco destaca dentro del género que le corresponde.

Pero no sólo eso la hace original, la serie en sí tiene a un elenco de personajes demasiado curiosos, allí está Alice Morgan, que no sólo le bastaba con ser pelirroja y no tener pecas, tenía que ser un genio criminal y astrofísica.

Luther conocerá a Alice y será el principal «antagonista», y bueno, lo que pasará es algo que te va a dejar con la boca abierta.

A pesar de que la relación Alice-Luther a mí me bastaría para ver la serie, la joya nos da más cosas:

Escenas innecesariamente violentas, sexo, violaciones, secuestros, comedia y mucho, pero mucho suspenso. Todo esto ambientando en los gélidos colores que por alguna extraña razón tienen todas las series inglesas producidas y transmitidas en la BBC.

Tampoco es una obra maestra como The Wire, pero créeme, vale la pena  darle una checada, no tiene puntos débiles. Por si fuera poco tiene pocos episodios, sólo son 16 repartidos de la forma más extraña posible en 4 temporadas.

Hay algo que yo siempre he odiado de las series de éste género, y es precisamente que le metan cosas que no son del género para dar un poco de trasfondo en la personalidad de los personajes.

Por ejemplo: A mí no me importa la relación amorosa homosexual que hay entre un par de detectives. Tampoco me interesan los conflictos emocionales que ellos deberían afrontar para poder resolver el crimen de forma correcta, que se jodan.

A pesar de ello, si tú también eres de esos a los que éste tipo de situaciones le generan bastante grima, pues sorpresa, Luther no será una de esas series.

Cada escenario, cada relación, cada conversación y cada romance pendejo que pareciese no tener ninguna relevancia para la trama, es nada más y nada menos que un arma de Chéjov, y claro, la misma tarde o temprano será disparada hacia el televidente para tenerte comiéndote las uñas, la verga o lo que sea que tengas a la mano.

La serie la compró Netflix hace poco y la puedes encontrar allí, y eso es bueno, en una plataforma donde pululan los pendejos que defienden cosas como OITNB, Grey’s anatomy y sense8, Luther será el elixir necesario para expiar tus ignominiosas e impías tendencias hacia las historias con tramas para adolescentes confundidos.

Yo la recomiendo, además yo siempre invito a mis lectores a que sean los referentes de las referencias. En la serie encontrarás cosas curiosas como los lineamientos correctos para plantear un escenario de crimen-causa, la técnica del cut-up de David Bowie para hacer canciones, y por razones obvias: Las técnicas de interrogatorio empático sacadas de los journals del FBI.

Venga, que todo lo tiene, dale una oportunidad en tus ratos de procrastinación.

#PeaceOut.

Sueños feminazis apocalípticos

Hoy soñé con mi ex crush y fue horrible, recuerdo que me repetía algo que ya me había dicho en una conversación sobre como los hombres se estaban extinguiendo y que la naturaleza tarde o temprano nos iba a desplazar y desaparecer por completo.

Yo me cagaba de risa y le decía: «Sí mi amor, sí, allí me mandas por correo la historia completa».

Pero como yo no sueño y sólo tengo pesadillas, mi mente de forma casi automática conspiró contra mí, esa imaginación que me cargo me hace suyo hasta cuando estoy dormido:

Las feministas y feminazis llegaron al poder. Todos los países del mundo tenían a una mujer como presidente. No pasó ni una semana y hubo algo así como una pijamada de todas las dirigentes con el único objetivo de establecer el fin de los hombres y acelerar la profecía que la naturaleza había proclamado desde hace tiempo.

En las primeras semanas del gobierno autoritario que tenía cada país se prohibió la pornografía, la masturbación, la transmisión de deportes, el alcohol, los cigarros y cualquier tipo de juego de azar. La tasa de suicidios fue descomunal, se registraban miles por hora en todo el mundo, sólo los más fuertes sobrevivimos.

Por si no hubiese sido suficiente con quitarnos lo más valioso en el mundo ─la masturbación─, decidieron empezar a ejecutar a los que se sujetaban a querer seguir viviendo.

La oposición pensamos que podríamos combatir contra ellas, pero sin cerveza, porno y fútbol, ya éramos demasiado débiles, además no sé la razón pero todas eran buenas en el kung-fu de la noche a la mañana, santa putiza que nos metieron.

Nos encarcelaron en campos de concentración y nos ponían trabajos forzados para que todos los países se recuperaran económicamente con nuestra mano de obra, fuimos sus putos albañiles.

Lo peor es que nos tenían en calzones y las malditas perras se vestían con vestidos de zorra muy provocadores. Esto lo hacían para ver si te provocaban alguna erección, en caso de hacerlo te mataban frente a todos y luego te convertían en jabón neutro para infecciones vaginales.

Yo, a pesar de ser un puto promiscuo de primera, me las ingenié para pensar en puras matemáticas y cosas de química, así logré inhibir todo tipo de pensamiento libidinoso en mi sistema. Gracias a Dios no me falló.

Los días pasaron, las mujeres encargadas de los campos empezaron a ir con ligueros, lentes y con una paleta en la boca, los hombres se volvieron locos y empezaban a violarse los unos a los otros. Sólo sobrevivían los más fuertes.

Recuerdo que había un homosexual en el campamento que traía orejitas de gato y le gustaba caminar en cuatro patas sólo para que lo violaran, las mujeres no detenían esos actos, les gustaba vernos sufrir y ver como nuestra raza se destruía ella misma.

Al final en todos los campamentos del mundo, de los miles de hombres a lo mucho sólo quedamos poco menos de cien hombres en cada uno. Yo no entendía muy bien el plan, la mayoría eran asesinos y violadores, y claro, yo, el pobre pendejo que se las ingenió para hacer que mataran a punta de penetraciones a otros.

Eso sí, no quedó ningún hombre homosexual, se podría decir que fue el día más feliz para esa variante de nuestra raza.

Al final de toda la prueba de selección en los campos, nos pasaban a un cuarto para un interrogatorio, pero el cuarto era de paredes de cristal y podíamos ver lo que pasaba dentro, sólo les hacían unas pocas preguntas, lo arruinaban y los tiraban a una licuadora gigante, como esa que sale en los Simpson con la que matan al Milhouse.

Me tocó pasar y la entrevistadora estaba astro hermosa, tenía unos ojotes negros con unas pestañas grandes, súper escotada, ligueros, un traje tipo secretaria con falda corta, brackets, mi puta fantasía hecha realidad.

La entrevista estaba llena de trampas, el escote era para ver si en realidad podía verla a los ojos, nada difícil para un profesional como yo, que ya he tratado a todo tipo de perras que se creen más inteligentes que yo. Y pues la hermosa chica empezó:

─¿Sabes la razón por la cual estás aquí Efraín?
─No.
─Ahhhh, ¡¿No sabes?!
─No te creas, supongo que la cagué.
─Pues sí pendejo, obvio la cagaste, ¡pero dime la razón!
─Wow, ¿te habían dicho que cuando te enojas te ves hermosa?
─Ay, no estés de payaso, ya dime.
─Es verdad, no creo que haya conocido a una mujer más hermosa que tú. ¿No te parece que es una tragedia las circunstancias en las que nos conocimos?
─¿A qué te refieres?
─Pues sí, no sé qué siento cada vez que veo tus ojos, pero… Siento como si ya te conociera de antes, no sé, tal vez sea el hecho que soy virgo, tal vez sea el hecho de que estoy todo pendejo. Yo sé que soy hombre, sé que tengo muchos defectos, pero no importa cuántos de ellos te molesten, ninguno de ellos prueba que no esté en estos momentos perdidamente enamorado de ti.
─No seas payaso, eso le has de decir a todas, todos ustedes son iguales.
─¿Cuáles todas?, todas me han tratado como una mierda y han intentado asesinarme de maneras horribles, sólo tú me has escuchado, me has hecho sentir que valgo algo, que soy humano. Además, ¿cómo que somos iguales?, ¿sabes cuántos hemos muerto?, sólo quedo yo y una docena más allá afuera esperando, la mayoría violadores, ¿cómo crees que hice para llegar hasta aquí?, ¿crees que es una casualidad?, ¿O crees que tengo algo especial?, dime tú, dime lo que tengo, porque eso que tengo es lo que  me hizo llegar hasta aquí.
─Awww, yaaaa, eso no cambia nada, igual te tengo que matar.
─Allí es donde te equivocas, sí, me vas matar, pero claro que lo cambia todo. Si me muero me iré como el hombre más feliz del mundo, porque tuve la oportunidad de irme con el recuerdo de la mujer más hermosa del mundo y con haber sentido eso que ustedes las mujeres llaman amor. ¿Hace cuánto no lo sientes?, ¿No te parece triste?, ¿cuántos hombres has matado hoy?, si mis cuentas no me fallan más de 80. ¿Qué crees que vas a encontrar en los que vienen detrás de mí?, ¿alguna respuesta diferente a los que han pasado?, no, porque yo soy el único con el que realmente has platicado. Independientemente de la decisión que tomes, me gustaría pedirte por favor que antes de morir nos diéramos unos besos, y claro, de antemano te digo que voy con toda la intención de propasarme.
─Va.

El resto es historia amigos, recuerdo que me la estaba cogiendo duro contra el escritorio y le decía «ya me voy a venir», en eso me desperté porque tenía que ir al baño, había tomado  mucho café anoche y sentía que la verga me iba a explotar.

Pero no les miento, después de cogerme a esa mujer la iba a matar, puta zorra manipuladora, ¿cómo se atreve a llamarme pendejo?

descarga.jpg

La era dorada y el final de los memes: La caída de Facebook en la bolsa de valores.

face.jpg

Una de las noticias más acogedoras para nosotros los que pertenecemos al escuadrón anti-memes y que de manera fiera sostenemos que los memes y los twitteros son el mayor cáncer que le ha ocurrido al internet, fue la caída de Facebook en la bolsa de valores.

Mark Zuckerberg se enojó por el hecho de que en su página de noticias le salieran puros memes y no las fotos sexys de sus amigas de vacaciones en la playa, ¿qué pasó?, pues cambió la forma en la cual Facebook muestra la publicidad.

Ahora Facebook dará prioridad a todo lo que publican tus amigos antes que aquellas noticias provenientes de las páginas, grupos y publicidad.

Por obvias razones todos los accionistas se asustaron y en la bolsa Facebook cayó de manera importante, un 4.5% del valor original de las acciones, cosa interesante siendo que lo hizo de un día al otro.

Por si piensan que ese es el final de la red social, pues no, al parecer utilizaron de conejillos de india a los países de Sudamérica, la mayoría no lo notó, y claro, aquellos que sí no supieron ni qué hacer al respecto, pues sus movimientos en las páginas donde tenían voz ni siquiera pudieron ser escuchados.

Yo sé que a más de uno de mis amigos le dará mucha grima el hecho de tener que ver mis publicaciones y no los memes que tanto aman, pero que bueno, sirve que esos pendejos se van a twitter o a los exponentes del imageboard ─como 4chan─. Pues la verdad yo no sé qué andan haciendo acá en Facebook cuando de entrada todos sabíamos que no era la plataforma para ese tipo de comunicación, pero bueno, sigan de pendejos.

Facebook es una plataforma en la que pululan los pendejos de mierda que se regocijan de la manera en la cual rompen lo bonito del lenguaje, crean neologismos como: «Papu, mamu, pasa el zelda» y otras manifestaciones de su autismo, pues es el fin de todo eso, es hora de que volvamos a la época refinada y dorada que fue Facebook en sus inicios.

No podríamos haber iniciado el 2018 de mejor manera, sólo es cosa de esperar a que salgan los cambios para México y empezar a ver cómo hacen que los pendejos abandonen de la manera más respetuosa sus páginas virales de entretenimiento pendejo y que no aporta nada a la cultura que debería estar volviéndonos semidioses a estas alturas y con estas facilidades de tecnología.

¡Qué bueno, por pendejos!, sus vídeos y memes infinitos reducirán la procrastinación y enaltecerán a la raza humana hasta las alturas que merece. Porque si no fuera por la caída de varios años que llevamos consumiendo la cultura pop de los millennials y de otras fuentes oscuras de desinformación ya estaríamos colonizando marte.

Los memes fueron los culpables de la segunda edad  media en el internet, basta ya de esos pendejos, basta ya.

¡Te amo Facebook, mátalos a todos!

#PeaceOut.

Reseña serie: Manhunt: Unabomber y porque deberías verla si también estás planeando un genocidio en tu universidad.

unabomber.jpg

Cierra los ojos e imagina por un momento que no eres autista. Eres una persona con un elegante coeficiente intelectual de 168, bueno para las matemáticas, con conocimientos de química y lo básico de circuitos de electrónica.

¿Qué harías?, pues todo lo que haría una persona que ha ido acumulando odio ante una sociedad que siempre desplaza a los que piensan diferente: Hacer bombas y volar a todos por los aires para que te escuchen.

Traída gracias a Discovery y mintiendo con eso de «exclusiva de Netflix», Andrew Sodroski nos regala la historia ─hecha serie y basada en hechos reales─ del famoso Unabomber.

Unabomber es uno de los criminales favoritos del blog, y claro está que le íbamos a dedicar una reseña a su serie.

También famoso por el manifiesto Unabomber ─llamado así por el FBI─ pero cuyo nombre original es: «La sociedad industrial y su futuro», es un texto que compila todas las ideas políticas y sociales que traía Theodore Kaczynski en su cabeza y que nunca fueron escuchadas hasta que empezó a poner bombas por todo Estados Unidos. Que por cierto, este texto es de obligada lectura y lo puedes encontrar aquí ─sólo son 58 páginas, no pongas pretextos para ser un pendejo─.

La lucidez de Unabomber queda clara cuando le das su leída al manifiesto, más que ser las ideas de un perturbado, eran las ideas de un profeta. Una persona que pudo anticipar la deshumanización y dependencia de la tecnología, el nacimiento de movimientos radicales «izquierdistas» como lo son las feministas, los animalistas, la comunidad homosexual, etc.  Y claro, como estas dividirían a la sociedad bajo ciertas debilidades emocionales que poseen los mismos.

En conclusión: Una obra de arte su manifiesto, eso sí, dado a conocer de la forma que para muchos tal vez sea la más equivocada.

Con una duración de 8 capítulos y de una hora cada uno es más que suficiente para contar esa historia con la intrincada trama que se debe, desde los fallos del perfil en la unidad de ciencias de la conducta hasta los detalles trágicos en la vida del Unabomber.

Las 8 horas dedicadas son suficientes para contar la historia con elegancia y no dejar cabos sueltos en la investigación que leer horas de artículos y libros te tomaría.

Ésta serie es indispensable si al igual que los guionistas de éste blog amas la criminología. Más aún si amas ciertas historias que  dieron paso a nuevas ramas de la misma.

Por ejemplo, el año pasado hicimos una reseña sobre Mindhunter y sobre cómo la serie era un exponente en contar la historia de cómo nacía en US la unidad de ciencias de la conducta, dicho en román paladino: El nacimiento del perfilamiento criminal.

«Manhunt» será algo parecido, pero ahora se enfocará a contar sólo las historias de lo que el FBI  ha considerado las mejores mentes criminales, por obvias razones ya sabemos los personajes que vamos a encontrar allí: Unabomber, Zodiak, Charles Manson, Ted Bundy, etc. Y claro está, la primera temporada sólo está enfocada en el Unabomber.

Al ser una serie de Discovery se tomaron la cosa demasiado profesional, dando entrada a un detalle increíble que no había hecho otra serie antes: El nacimiento de la lingüística forense, algo que hubiese ayudado mucho a detener al Zodiak pero que en sus tiempos no existía ─no confundir con criptografía─.

Sin duda alguna Manhunt es una serie que te dejará un buen sabor de boca y te hará investigar o interesarte más por la vida del Unabomber, la lingüística y de ciertas ramas de la criminología, que es cierto, tal vez no te sirvan de nada para lo que estudias en la actualidad, pero sí que será interesante su descubrimiento y podrás volverte el referente de las referencias que queremos hacer de ti en éste blog.

De no ser por la obra de James Fitzgerald ─creador de la lingüística forense─ yo nunca habría leído nada sobre los tratados de semiótica y semántica de Umberto Eco, y bueno, si bien no me sirven en la actualidad tal vez lo hagan si decido volverme diseñador gráfico o comunicador si es que me pego en la cabeza y me quedo retrasado.

En fin, vale mucho la pena que te tomes el tiempo de verla con calma, estudiarla, con unas palomitas y recordando que en cualquier momento esa historia se va a repetir, porque al fin de cuentas ya se está repitiendo.

¿Y sabes qué?, no es algo que debería sorprender, porque Theodore con su profecía ya lo había dejado claro. Esto apenas empieza, y puedes tomar como un hecho que los siguientes asesinos y/o terroristas cada vez estarán más preparados.

Se viene la segunda era del oscurantismo, el caos, la muerte y el dolor de los que piensan diferente acechará la tierra y teñirá de rojo los suelos, para que así, la sociedad pague por haber desplazado y maltratado a los que tuvieron el valor de decir lo que piensan y de señalar ante la sociedad la hipocresía en la que viven.

#PeaceOut.

Reseña serie: The end of the f***cking world y porque deberías verla si te gusta ver menores de edad semidesnudas.

 

reseña-end.jpg

Buenas amados y para nada despreciados lectores del blog. Dado que muchos también me han pedido que recomiende series, pues también voy a ir creando artículos de cosas que voy viendo y que considero que se les debe dar una checada.

Si eres un puto otaku de mierda al que le gusta disfrazarse de monas chinas ésta serie es para ti, porque al igual que la mayoría del anime la duración de cada capítulo de la serie es de sólo 20 minutos, con un total de 8 capítulos, sería el equivalente a ver una película de poco más de dos horas y media, regalada, no la sientes.

La serie es la típica serie de amor entre adolescentes pendejos, con la también típica pareja en el que alguno de los dos miembros es psicópata. Pero pues ni tanto, porque cualquier psicópata que se respete nunca aceptaría un caso de psicopatía, el narcisismo y ver deficiencias psicológicas en ellos mismos es uno de los principales criterios a tomar en cuenta a la hora de diagnosticar esas mamadas. Que por cierto, también está mal etiquetar con «psicopatía» y «sociopatía» desde hace años, pero vamos a ignorar el hecho de que los creadores son más ignorantes que nosotros y vamos a dejar de lado todo lo que nuestra biblia, el DSM, nos dice.

A pesar de que la idea está muy quemada, la serie sí es buena desde la perspectiva de comedia negra. En ésta época en la que el escuadrón de lo políticamente correcto siempre está listo para cazarte cual bruja, la serie apuesta por ser transgresiva en esos aspectos, tampoco es algo salido de la pluma de Chuck Palahniuk, no hay nadie como él.

En esta serie vas a encontrar romance del extraño y la típica narrativa adolescente que se centra en el descubrimiento de las emociones de los personajes, por usar diálogo interior lo vuelve un poco más interesante a las típicas historias de amor en las que tienes que adivinar que se supone que están pensando los personajes, que muchos de entrada parecen tener autismo y el acertijo más que ser interesante, se torna ridículo.

Plus, está basada en la historia que se supone proviene de un cómic, así que tu lado freak debería estar teniendo erecciones, porque yo sé que idolatras la cultura que se supone proviene de papel dibujado, y está bien, algunos son buenos, otros son una mierda, las cosas como son.

Por cierto, la serie es «original de netflix», pero ese cuento es pura mentira, al igual que Black Mirror y todo lo bueno del mundo, también es inglesa, si fuera una comedia norteamericana no sería tan transgresiva, de hecho, la serie hace chistes sobre eso, lo cual ya es irónico de entrada.

Al ser una comedia negra enfocada para todo el público, no hay necesidad de tener referencias previas para entenderla, así que te la puedes tragar y disfrutarla sin sentirte un puto paleto de las referencias de comedia.

Vas a ver sangre, animales muertos, gente muerta, adolescentes semidesnudos y otras cosas que si eres de mente débil y frágil, pues… Con más razón deberías verla, sirve que se te quita lo maricón y dejas de lado tu puto celibato intelectual.

Si eres de esos maricones que sólo ven las cosas porque juran que van a ser fotógrafos o cineastas, también deberías verla. La serie va evolucionando los colores conforme la mentalidad de los personajes va cambiando, de hecho, la escena final te deja en claro porque seleccionaron ese lugar, esa iluminación y bla bla bla, mariconerías.

Recomendada, no es una obra maestra pero es lo suficientemente palomera como para quitarte por dos horas y media las recalcitrantes ganas de suicidarte.

#PeaceOut.