Tu mejor amigo

Tu-mejor

Título: Tu mejor amigo.
Por: Efraín Puentes.

Aquella madrugada del 21 de mayo del 2020 todos los perros del vecindario empezaron a ladrar enfurecidos al unísono y sin razón alguna al oscuro cielo que estaba sobre ellos. Un hombre se levantó de su cama para verificar si su perro pug, Duke, se encontraba bien.

—¿Qué te pasa? —Preguntó al perro y no hubo respuesta alguna de su parte. El perro pug seguía ladrando a la noche estrellada que se dibujaba en todo el cielo.

El hombre se pudo percatar que todos los perros estaban como maníacos, no cesaba el ladrido nervioso por parte de todos los canes de la cuadra, era una escena que le parecía extraña. El hombre miró al cielo y no podía notar otra cosa que no fuera la luz de las estrellas que adornaban el firmamento. El hombre decidió volver a la cama y no reparar más en lo extraño de aquél suceso. Pasados unos minutos pudo conciliar de nuevo el sueño…

El despertador ese día sonaría a las seis de la mañana, sin embargo, a las cinco y media despertó de forma natural y pudo notar como todos los perros seguían ladrando. El hombre de nuevo salió al patio para ver a su perro.

—¿Qué es lo que te pasa Duke?, llevas así toda la maldita noche —le dijo el hombre mientras observaba como todos sus vecinos también intentaban controlar a sus perros.

El perro parecía ignorar por completo la presencia de su amo, la voz cada vez más ronca y su hocico reflejaba una deshidratación. El hombre se preocupó por su perro y de inmediato llamó a la veterinaria del centro que tenía un servicio de especialistas las veinticuatro horas del día. La línea sonaba ocupada, al parecer presentaba una congestión debido a que no sólo en esa cuadra se estaba presentando el suceso.

El hombre se puso unas pantuflas, tomó a Duke, subió al coche y se dirigió personalmente hasta la veterinaria del centro localizada en Roland Avenue. En el trayecto se seguían escuchando los horribles ladridos de los perros, aquél suceso al parecer era en toda la ciudad.

El hombre intento doblar en la avenida pero el tumulto de vehículos no permitía el paso. Todos y cada uno de ellos eran personas que se intentaban dirigir a la misma veterinaria. En cada auto se podían ver y escuchar a los perros ladrando por las ventanas del copiloto o en el asiento trasero.

El hombre pudo notar como una pobre anciana que rondaba los setenta años de edad, traía en su auto a seis perros histéricos, la pobre mujer golpeaba el claxon desesperada mientras las lágrimas se escapaban de sus ojos hasta llegar a la comisura de sus labios.

El hombre empezó a contagiarse por los nervios que proliferaban en todo el lugar, encendió la radio y lo que escuchó  era algo que le resultaba increíble:

—Se nos ha informado que el suceso de los perros es algo que está ocurriendo en todo el mundo. Estados Unidos, Japón, México, Alemania, Italia, Francia, Rusia. No hay un solo país que no haya reportado el mismo incidente —decía el locutor a través de la radio. —Los especialistas de todo el mundo ya han empezado la investigación pero hasta el momento no ha habido una respuesta. No hay explicación alguna para lo que está pasando con los perros. Cabe destacar que ningún sedante o medicamento ha surtido efecto en los animales, cualquier anomalía o pista que alguna persona pueda tener por favor de comunicarla a través del teléfono 144-65…

El hombre apagó la radio, no quería escuchar más del problema. Al saber que los veterinarios no tendrían respuesta decidió volver a su casa.

El hombre no fue ese día al trabajo debido a la situación. Pasaron las horas y el perro siguió ladrando sin razón alguna, la voz de su mascota sonaba cada vez más ofuscada, como si estuviera pasando un tremendo dolor.

Astrónomos y aficionados de todo el mundo estaban usando sus telescopios para escudriñar en el cielo en busca de alguna respuesta.

El Dr. John Hawks encargado de telescopio espacial Hubble, se había unido a la misión de escudriñar el espacio. En el minucioso análisis que estaba realizando decidió apuntar a la luna y pudo notar que en la superficie lunar había una gran construcción que nadie había notado. El hombre rápidamente tomó el teléfono.

.    .    .

El 21 de mayo del 2020, horas antes de que ocurriera el incidente en la tierra, una nave desconocida aterrizó en la luna. En segundos la misma nave edificó con las piedras lunares lo que un  especie de domo. Unas criaturas humanoides bajaron de la nave cargando en sus brazos lo que parecía una caja. Las criaturas entraron al domo y dejaron la caja en el suelo, justo en el centro del mismo.

Regresaron a su nave y desaparecieron para nunca volver a visitar esa galaxia.

.   .   .

Una semana más tarde todos los perros del planeta tierra ya habían muerto. En todo el mundo había una tristeza absoluta por la extinción sin explicación alguna de aquella raza tan amada. Algunas empresas aprovecharon la ocasión para crear servicios funerarios especiales, así como también servicios de disecado de animales.

La ONU, en conjunto con donaciones de empresas privadas, financió un proyecto millonario para poder ir a la luna y descubrir que había ocurrido.

El proyecto tardó en concretarse poco más de un año. El 3 de noviembre del 2021 una expedición conformada por cinco hombres volvía a aterrizar en la luna, no muy lejos del domo.

El equipo cruzó el umbral y encontró una caja de un origen desconocido en la que una luz brillaba. Los hombres tomaron la caja y algunas muestras de las paredes del domo.

Un mes después los hombres volvían a la tierra con todo lo recolectado. Un grupo de científicos de diferentes nacionalidades fue asignado para estudiar la caja que los astronautas habían traído.

Los científicos, con sus debidos trajes de protección, tomaron varias muestras del material quebradizo del que estaba hecha la caja, ningún elemento en la tierra aparecía en los análisis del espectro, era algo que no podían creer.  Los hombres pasaron la caja a través de una máquina de rayos X para intentar dilucidar su contenido. Lo que arrojaban las imágenes asustó a todo el equipo de científicos… Eran los huesos de lo que parecía un perro.

Con cuidado rompieron la caja y pudieron observar su contenido. Algunos no comprendían lo que estaba pasando, sólo los pocos que comprendieron lo que estaba dentro de la caja sintieron un nudo en la garganta y empezaron a llorar con dolor. Era el cadáver del primer ser vivo en ir al espacio, la perra Laika, envuelta en su traje de astronauta; volvía de nuevo a la tierra luego de ser abandonada en el espacio en 1957.

La noticia del suceso no alegró a nadie, la expedición no respondió ninguna pregunta.

En la luna descansaría eternamente el monumento que habían levantado aquellos seres como gratitud por todo el conocimiento de la raza humana que les habría proporcionado los recuerdos que cargaba el cadáver de aquél pobre perro que habían encontrado vagando en el espacio. Un animal que había sido asesinado por la raza que la misma perra tanto amaba.

Los humanoides habían tomado la decisión de arrebatarles por siempre las criaturas a los que ellos llamaban «perros».

Eso fue algo que los humanos nunca llegarían a entender…

Ciencia, moral y maíz.

indigenas_pobreza_cndh-movil

Mi proyecto final de la clase de ingeniería bioquímica ─y para salvar el semestre─ consiste en hacer una investigación, simulación y cálculos de un proceso/planta de producción de bioetanol a partir de un feedstock 1G.

Dicho en román paladino: Se me está pidiendo que haga un diseño conceptual de un proceso que genere un biocombustible que sirva para reemplazar la gasolina a partir de alimentos que compitan contra la alimentación humana.

Cuando digo «alimentos que compitan contra la alimentación humana», estoy hablando de alimentos que de manera forzosa entran en la canasta básica de la familia mexicana.

Ahora, no sé si lo sepas, pero según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), México tiene a un 43.6% de la población viviendo en pobreza y a un 7.6% viviendo en pobreza extrema, es decir; 53.4 millones y 9.4 millones de personas, respectivamente.

Entonces, el concepto es muy sencillo:

Vamos a estudiar cómo producir etanol a partir de maíz, así es, vamos a meterle una puta mazorca a nuestro carro en vez de velar por el hecho de que la puta gente de México no se esté muriendo de hambre.

No sólo maíz, prácticamente cualquier alimento de primera generación es un impacto grave hacia la economía del país, y no me lo vas a creer, pero es súper sencillo generar tu propia gasolina a partir de arroz, maíz o hasta puta caña de azúcar.

Pero por el amor de Dios, en la investigación todas las putas bases de datos ─que por cierto, pagamos por ellas─ me arrojan artículos con títulos muy variados:

«No lo hagas», «El impacto económico y fatal en el estado de Chiapas», «El puto holocausto alimenticio», «Vas a valer verga puto, estamos rastreando tu IP maldito homicida nacional», etc.

La idea no es descabellada, USA y Alemania son los principales exponentes en hacer esas pendejadas, pero, USA y Alemania son países que han investigado eso por años y que no tienen al casi 50% de la población en calzones y comiendo tierra.

Hay más investigaciones para la producción de etanol a partir del rastrojo ─un desecho del maíz─, pero no, cuando le comenté al profesor las impicaciones morales y éticas me respondió de la forma más bella que me pudo haber respondido: «Deje su filosofía de lado y haga el trabajo». Casi me dice: «Cállate a la verga, puto soñador».

No culpo, supongo que no debe haber mejores ideas para tareas, pero, la culpa como tal reside en la puta facultad de ciencias químicas de mierda en la que estoy.

«Por la ciencia para el bien del hombre» es el lema de mi facultad, pero no te dejes engañar, está llena de estudiantes pendejos, profesores pendejos y hasta los de la cafetería están pendejos.

Aquí nadie vela por la ciencia para ayudar a la humanidad, aquí la ciencia es algo inherente al cosmos y no a los que la profesan en la tierra, la humanidad es el segundo plano en la ciencia.

Que me parta un puto rayo, no lo van a creer, pero la facultad no tiene ninguna clase de ética, algo así como la «bioética» que se lleva de forma obligada en todas las ingenierías en biotecnología. Aquí cada quién es libre de ser un pendejo a su manera, gracias a Dios.

En fin, recuerden que el malo de la facultad soy yo por andar pensando estas pendejadas, espero y el siguiente semestre me pidan de trabajo final hacer una explosivo que lleve al infierno a todo este estado, que total, la temperatura de Chihuahua no debe ser muy distinta a la que tendré allá abajo cuando more mi retribución en esta ciudad.

Puta escuela, puta vida, putos constructos morales, puto el que lo lea.

#PeaceOut.

Preguntas random de Facebook I: ¿Cuál es tu recuerdo más preciado?

  1. face1+.jpg

Estoy bien cansado de entrar a Facebook y ver que nuestros gustos políticos nos separan, nuestro color de piel y nuestro tamaño de penes.

Por eso he decidido escribir algo de humor, no para hacerlos reír a ustedes, sino para mí, porque sólo yo me hago reír, porque soy un puto ególatra asqueroso cínico, so… Necesitaba un poco de inspiración, entré a mi perfil y Facebook me hizo una de esas preguntas raras que tiene programadas en su patético intento por imitar la ya muerta red social de ask.fm: «¿Cuál es tu recuerdo más preciado?», y bueno, más que suficiente inspiración para un prodigio como yo.

La verdad yo tengo muchos, pero uno que me gusta mucho es cuando aprendí a andar en bicicleta como a eso de los 8 años de edad. Lo recuerdo con mucho amor porque a mi hermana y a mí nos regalaron la bicicleta en la misma navidad.

Pero como siempre, la vida es injusta. La bicicleta de mi hermana era rosa y tenía ruedas de entrenamiento, la mía era azul y no tenía una puta mierda. Eran de la misma marca pero mi tío ─que fue el que las consiguió─ dijo que así tenía que aprender yo, como los hombres, además de que era más rápido.

Mira que el razonamiento no tiene una puta lógica, y yo desde aquél entonces lo sabía, pero bueno, ¿qué podía hacer?, nada, sólo joderme y tragar polla. Porque eso fue lo que hicieron conmigo, mira que si me hubiera puesto en el asiento una enorme y suculenta polla, le hubiese causado menos daño a mí ya vieja psique de niño de 8 años. Es cierto, sería un homosexual de primera, pero no tendría éste horrible dolor de mis lindos recuerdos.

Un niño con fe ciega quisiera creer en la palabra de los adultos, pero no es así, los adultos en nuestro patético intento por proteger a los niños sólo los orillamos a que sean igual de pendejos que nosotros.

Fue chingazo tras chingazo por casi 3 semanas, rodillas raspadas, codos, hombros, hasta un chingazo en la cabeza me llevé, tal vez por eso terminé así de autista, ¿cómo saberlo?

Fue tanto el dolor que hasta llegué a tenerle miedo a la puta bicicleta y mejor me metía a la casa a acostarme, siempre me dolía la cabeza de tanto golpe que me llevaba día a día.

Por si fuera poco mi hermana aprendió más rápido, ¿razón?, pues porque ella sí tenía ruedas de entrenamiento, tan sencillo como eso. Pues si por algo se llaman «ruedas de entrenamiento», no es un puto nombre que se inventaron por puro marketing, es algo que se inventó para evitar que tu hijo sufra algún daño psicológico irreversible.

¿Les importó?, una mierda. Todavía se burlaron de que mi hermana menor fuera más «astuta» e «inteligente» por aprender a andar primero en la puta bicicleta. Tremendos hijos de puta, ya no hay escrúpulos, trabajadores sociales, ni nadie que defienda a los pobres niños de ser sodomizados por una bicicleta, ¿dónde quedaron los putos valores?

Al final con mucha fuerza de voluntad me agarré mis pequeños huevos de niño de 8 años y logré superar mis fobias, aprendí a andar en bicicleta yo solo, sin dientes y con mucho dolor, pero lo logré.

¿Me felicitaron?, una mierda. A mí hermana casi le hacen una fiesta y la levantan en brazos, ¿y a mí?, el clásico golpe crítico al corazón: «Ya era hora».

Es el equivalente a que me hayan dejado en un bosque, desnudo y con un cuchillo, volvieran una semana después y se sintieran decepcionados porque no pude descubrir la física cuántica por mi propia cuenta. ¿Conclusión?, fácil: Hijos de puta.

Por suerte mi sentido súper desarrollado del equilibrio evitó que me matara en la calle, allí fue donde a mi hermana le tocó su merecido.

Y mira que la vida tarde o temprano cobra las cuentas: ¿Dónde quedó tu hija astuta e inteligente?, pues en el hospital, estudió enfermería y ahora se dedica a limpiar culos de ancianos o lo que sea que le pongan de tareas denigrantes.

A la mierda, esto no es un recuerdo feliz, es una historia de venganza y odio.

Que se joda Facebook, sólo me hace sentir mal.

#PeaceOut.