Rumbo a los cien años de Asimov [21]: Donald Allen Wollheim.

Donald Allen Wollheim había nacido en 1914 y era el mayor de todos los Futurianos. Constituía el miembro más dinámico y dominaba la sociedad. Probablemente era el mayor aficionado a la ciencia ficción de todo el país, con la posible excepción de Forrest J. Ackerman, de Los Ángeles.

No era guapo, tenía una nariz bastante prominente y cuando le conocí también sufría (al igual que yo) un grave caso de acné. Sin embargo, poseía una autoridad innegable a pesar de ser tan serio como Cyril Kornbluth. En 1941 se convirtió en el director de dos revistas de ciencia ficción: Stirring Science Fiction y Cosmic Stories. Los recursos para su publicación eran muy escasos. En realidad no tenía dinero para pagar las narraciones y dependía de los compañeros Futurianos, que le suministraban el material que no podían vender. Incluso me pidió a mí un relato y le di uno que se llamaba The Secret Sense, que apareció en el número de marzo de 1941 de Cosmic. No lo había podido vender porque era realmente malo, incluso para mí, así que estaba dispuesto a contribuir con él, por amistad.

Pero F. Orlin Tremaine, que había editado Astounding hasta 1938, también había lanzado una nueva revista, Comet Stories, y pagaba la increíble suma de un penique por palabra. Me dijo que los escritores que cedían historias a las revistas que no pagaban ayudaban a que éstas quitaran lectores a las que sí pagaban. Dichos escritores estaban perjudicando a los demás y a la ciencia ficción en general y debían estar en una lista negra. Eso me asustó. Llamé inmediatamente a Wollheim y le pedí diez dolares por mi historia (0,2 centavos por palabra) sólo para poder decir que me habían pagado por ella. Wollheim me pagó, pero junto con el cheque me envió una carta muy desagradable.

Siguió haciendo grandes cosas. Escribió muchos relatos cortos, el primero de los cuales fue The Man from Ariel (Wonder Stories, enero de 1934), que fue publicado cinco años antes que mi primer relato. El que más me impresionó fue Mimic (Fantastic Novels, septiembre de 1950). También escribió varias novelas de ciencia ficción, la mayoría para jóvenes. No obstante, era evidente que, al igual que el legendario John Campbell de Astounding, prefería editar a escribir. Editó la primera antología de revistas de ciencia ficción, The Pocket Book of Science Fiction, en 1943. Fue editor de Ace Books durante mucho tiempo, donde realizó un trabajo estimable e innovador. Después fundó DAW Books, la primera editorial de libros de bolsillo dedicada únicamente a la ciencia ficción, y mientras lo hacía, ayudó a varios y buenos escritores contemporáneos en ese género.

En 1971 publicó The Universe-Makers. Era una historia de la ciencia ficción en la que trataba de desenmascarar algunos de los aspectos descabellados de la leyenda de Campbell. También hablaba favorablemente de relatos míos pertenecientes a la serie de la Fundación (de los que hablaré a su debido tiempo) y afirmaba que habían establecido el comienzo de la ciencia ficción moderna. Aunque yo no estaba de acuerdo con él en todo, acepté agradecido sus elogios y finalmente le perdoné el incidente de The Secret Sense. (Sí, soy susceptible a los halagos. Todo el mundo se da cuenta enseguida, sobre todo mis editores).

Don sufrió en 1989 un ataque de apoplejía que le inmovilizó gran parte del cuerpo, pero no su mente. DAW Books sigue adelante sin problemas bajo la dirección de su mujer, Elsie (su única mujer, un caso que a veces creo que es bastante sorprendente entre los escritores de ciencia ficción), y su hija Betsy.


Leer capítulo 20

Leer capítulo 22

¿Por qué a las mujeres les gustan los cabrones y pendejos?

Chicas, ¿nunca se han preguntado por qué muchas cometen el error de sentir atracción por los chicos malos?, a casi todas les pasa en algún momento de su vida: Hombre fuerte, alto, golpea todo lo que se mueve, fuma foco y es tan pendejo que es imposible que pueda hablarte algo interesante, al menos no más allá del nuevo cambio de aceite que le hizo a su carro o del juego de llantas que están en oferta en Coppel. Mientras tanto, ¿tu entrepierna?, las cascadas del Niágara, enloquecida por ir y arruinar tu vida.

Hay tres tipos de mujeres para afrontar esta situación:

Está la mujer que entra a la relación, es golpeada y aprende de sus errores, nunca se vuelve a meter con un pendejo de este tipo. Bien por ella.

Está la mujer que entra y se vuelve adicta a los drogadictos sin futuro, es masoquista, nunca aprende y nunca cambiará, está destinada a ser embarazada y abandonada.

Por último, está la mártir, la que piensa que su misión en la vida es cambiarle la vida a este tipo de hombres, la que piensa que una relación es un proyecto de labor social. Tiene el mismo destino que la segunda, la diferencia es que esta lo hace con una fe ciega. Su religión son los hombres pendejos, piensa que en la otra vida Dios le dará las gracias, o piensa que realmente está salvando a un Steve Jobs o un Tesla del mundo de las drogas y el licor barato.

Saben que soy un hombre de ciencias, más que aceptar lo obvio, me gusta preguntarme: ¿Por qué pasa esto?, ¿es que algunas sólo toman malas decisiones o hay un trasfondo que no estoy viendo?, aunque la química es mi especialidad, creo que aquí lo mejor será argumentar con historia y antropología, ya que, pocas explicaciones puede dar la química (por ahora).

. . .

Lo crean o no, sí hay teorías y estudios que pueden dar justificación a esto. Hace muchos años la sociedad no era tal y como la conocemos ahora, estábamos llenos de vellos y no teníamos desarrollado un sistema de transmisión de cultura tan avanzado como el que tenemos hoy.

Antes de que surgiera la primera división del trabajo debido al desarrollo de la agricultura, el nacimiento de la sociedad y su trabajo colaborativo para la supervivencia. El hombre se dedicaba principalmente a la caza y a la recolección.

El hombre era el cazador y la mujer se dedicaba a cuidar a las crías (o recolectar). Esto es algo que modificó seriamente la fisiología, tanto del hombre como de la mujer. Por ejemplo, un cazador tenía que ser fuerte, tener musculatura, resistencia física, ser ágil. ¿Quién iba a ser el mejor cazador?, indudablemente aquél más astuto y con mejor condición física.

El problema es aquello que siempre ha tenido el hombre con la palabra «equitativo», así como un buen cuerpo te ayudaba a sobrevivir en el mundo arcaico, también te volvía un hijo de puta con los otros de tu especie. Si yo soy el más fuerte y el que más ha aportado en esta cacería, ¿por qué debería ceder alimentos a los otros imbéciles?, y bueno, de allí el origen de los vergazos que nos siguen acompañando en nuestros tiempos. De hecho, cuando nace la agricultura y con ella el concepto de «abundancia», esto se convierte no sólo en chingazos, sino también en el nacimiento de la esclavitud de algunas razas, pero esa es otra historia…

El hombre fuerte pasaba por encima de los demás, lo que a la larga lo convertía en el líder, el macho alfa. Caso curioso, la mujer ya había desarrollado un mecanismo genético para aparearse con estos seres. Si un hombre por ser alfa puede golpear a los demás y también ser un buen proveedor, obvio que le voy a dar mi flor en aras de mantenerme con vida, no vaya a ser que también me mate.

Todavía más curioso, la mujer antes no había desarrollado la selección del macho. De hecho, una de las posibles explicaciones para que el orgasmo femenino sea más prolongado y tarde más tiempo en alcanzarse, reside precisamente en esa época cuando la mujer no seleccionaba al macho, me explico:

La anatomía y fisiología antes de la bipedestación era diferente, los hombres y las mujeres andaban en cuatro patas. Esto hacía que la hermosa vagina de la mujer estuviera expuesta durante la ovulación, hinchándola, poniéndola más rosa y babeante. Además, se especula que las fosas nasales del ser humano (mucho más grandes en aquellos tiempos), tenían capacidades más interesantes que las actuales, olfatear feromonas, etc. Vaya, un comportamiento más primitivo.

A pesar de eso, los machos no tenían una estructura social tan avanzada, y como dije; la hembra no escogía al macho, sino que en su época de celo, se comportaba como otras especies, es decir: Armaba un bukkake vaginal, que le entre quién quiera y pueda, el mejor esperma se lleva la copa del torneo.

Por eso se cree que el pene más largo era el que triunfaba (algo que los hombres todavía tienen en su mentalidad), y de hecho, por eso el glande tiene esa forma. Al realizar el movimiento de copulación (mete y saca), el hombre con la forma del glande podía «barrer» al exterior de la vagina el material genético de otros machos. Es obvio que un pene grande y con esta forma tenía más oportunidad de triunfar.

Por eso la relación sexual en nuestra especie es tan diferente en el hombre y la mujer. El hombre está diseñado para aparearse muchas veces en poco tiempo, la mujer, al igual que otras especies; fue diseñada para estar en cuatro patas y recibir el esperma de muchos en aras de mantener el ritmo de reproducción en regla, he de allí que el orgasmo tarde más en alcanzarse (algo que seguro está emocionando a más de una mientras lee esto).

Como sea, cuando el hombre empieza a caminar en dos patas. La cosa cambia, se oculta la vagina y vuelve menos obvios los ciclos de ovulación de la mujer, ahora debemos adivinarlos. Y no sólo eso, cambia la fisiología del humano, el cerebro se hace más grande, inventa las herramientas, etc. El sexo pierde tanta importancia, y el uso de la inteligencia encuentra sus albores.

Es aquí donde de forma contradictoria la violencia pone al macho alfa como el más importante de la manada, y ahora, con la nueva capacidad cognitiva tanto del hombre como de la mujer, esta última se puede dar el derecho de seleccionar al macho con el que mejor le va a ir en su vida (la vida del hombre antigüo, claro está). Esto último es teoría, así como también el macho podía abusar de otros machos, es obvio que también abusó de la mujer y la relegó a la posición que tuvo muchos años (nacimiento de inequidad de sexos y que actualmente el feminismo intenta reparar).

Pasaron los años, este pensamiento y comportamiento se sembró en el material genético de la especie. Haciendo que día a día salieran más niños, cada vez más fuertes y cada vez más violentos, algo que seguro se debe a los excesos de testosterona que se debían tener para producir musculatura y una obvia superioridad física ante los demás.

Sin embargo, entre los hombres también nacieron algunos que eran más inteligentes. Ellos, al darse cuenta que no podrían contra el macho alfa, empezaron a ingeniar formas para reproducirse, desde matar al alfa en una ingeniosa trampa, hasta cortejar a la hembra con cosas más ingeniosas que un pene largo y la cabeza de los otros machos.

Esto permitió que la raza avanzara tanto en inteligencia como en desarrollo físico. Esto ha seguido por los años, ha generado guerras, genocidios y batallas sin sentido.

El día de hoy el hombre todavía busca cualquier razón para agarrarse a chingazos, todavía piensa que debe tener un pene largo y que debe matarse en el gimnasio para llamar la atención de la hembra. El problema de estos individuos es que son estúpidos y el futuro de la humanidad en sus manos no tendría… Futuro.

Por otra parte, el hombre intelectual sigue en la biblioteca volviéndose un erudito y buscando la forma de transmitir su material genético, ya sea por su inteligencia, o erradicando la nula oportunidad que tiene el «alfa» con sus músculos, sus selfies y sus bebidas de proteína.

Por suerte la mujer también es igual o más inteligente que el hombre (por mucho), esto hace que ya no todas tengan el pensamiento primitivo/genético de querer copular con el más fortachón. Ahora, con el uso del razonamiento se están dando cuenta que el intelectual es el futuro de la humanidad, y que es mejor darle las nalgas al inteligente que al pendejo fuerte, total, ya no estamos jugando a correr detrás de venados o agarrarnos a vergazos con un mamut. Ahora el que es más inteligente es el que domina el mundo, de una u otra forma. La sociedad actual está levantada sobre los grandes genios de la historia, no sobre los que pueden hacer más repeticiones con mancuernas.

En conclusión: Algunas mujeres sienten atracción por hombres malos porque todavía tienen material genético que debieron haber perdido hace tiempo. La única forma de solucionar esto es que seas consciente de tu error, analices el problema y sepas que lo mejor es entregarle tu amor a un hombre inteligente, así tu hija o hijo tendrán mejor material genético y con el tiempo (y tus enseñanzas) no cometerán los mismos errores.

Es decir, la mejor forma de mejorar tu especie es metiéndote conmigo. A huevo, no iba a perder la oportunidad para echarme flores, me amo.

Eso ha sido todo, espero y haya sido instructivo esto. Deja de meterte con drogadictos violentos, no te van a llevar a ningún lugar, deja de meterte con mamados huecos, no te van a llevar a ningún lugar, yo te prometo la gloria y la soberanía del nuevo mundo que voy a levantar.

Te amo, sólo velo por tu bienestar.

Saludos.

Yo iba a ser papá.

Resultado de imagen para bebé

¿Les conté de cuando casi fui papá?, he estado pensando mucho eso…

El otro día un amigo cercano vino a mi muy selecto whatsapp a decirme que estaba muy feliz pues ya iba a ser tío. A lo que tuve que decirle de forma amigable que era un pendejo y que no sentía absolutamente nada por su felicidad, y claro, que yo no podía celebrar algo como eso pues no tenía esa clase de sentimientos sobre el nacimiento de otro ser humano.

Obvio la cosa no quedó allí, no me es suficiente aplastar la felicidad ajena, todavía la tengo que cuestionar. Le tuve que hacer ciertas preguntas estilo: “¿Y qué vas a hacer si el niño sale todo pendejo?”, porque eso es algo cierto, es una probabilidad. Total, estuvimos divagando un poco, obvio él es un arrogante megalómano de mierda y aceptó que en su concepción de lo que conlleva engendrar una vida, él debía dar a luz a un hijo que le duplicara el IQ, algo en lo que estoy completamente de acuerdo. No pudo haber hecho comentario más inteligente, total, por algo es mi amigo. Lo gracioso es que su novia no es tan inteligente que digamos, así que buena suerte con ello.

Si no puedes tener un hijo más inteligente que tú, fracasaste como ser humano. Suena feo, pero es el riesgo que debes de tomar a la hora de andar rellenando de leche a cualquier pendeja, o lo tomas o lo dejas.

No es que me desagraden los niños, los que me conocen saben que los niños para mí no tienen ningún valor hasta que empiezan a hablar y desarrollan una personalidad, es en ese momento en el que realmente empiezan a ser personas. Antes de eso sólo son bultos de carne cuyo potencial es muy dudoso. El problema es que una vez que inician ya nadie los para, y para mi mala suerte el 99.98% de los niños va a formar parte del grupo de los pendejos y no del grupo de personas que me interesan. He allí mi “odio” por los niños que no es odio por los niños, sino odio por los pendejos, del cual tu hijo muy probable forme parte. Sí, yo sé que lo amas, yo sé que se ve bien bonito jugando con su osito, pero va a ser un pendejo, te guste o no…

Pero volviendo al tema, obviamente uno de mis mayores miedos es tener un hijo y que me salga todo pendejo. Ya sea que tenga síndrome de down, autismo, retraso o incluso que salga con un IQ promedio, todas esas ideas me aterran y más de una vez me han quitado el sueño. No me veo con un hijo normal, no me veo cuidando a un hijo con down, no me veo intentando comprender a un hijo autista, simplemente no me veo, y no me veré…

Yo había leído hace años un estudio en el que supuestamente “demostraban” que la inteligencia era heredada por la madre, tengo mis dudas… Como sea, cuando leí eso me quedé con la idea arraigada de que debía conseguirle una madre inteligente a mi futuro hijo, sobretodo para aumentar la probabilidad de que no fuera un pendejo que quiera estudiar medicina o que sea un pendejo que hacer stream de juegos, puto miedo.

Tanta fue mi obsesión en su momento, que cuando tenía 19 años le dije a mi novia que necesitaba hacerle un hijo ya, me tomó varias semanas a tomar esa decisión, pero no hubo otra alternativa. Según mis cálculos ella estaba en su edad más fértil y no había mejor momento. Yo sé que más de una mujer se puede “ondear” sobre una propuesta así, pero mi ex era mucho más inteligente que yo y podía hablar cosas como estas sin miedo a ser juzgado o que pensara que estaba loco, total, ella también lo estaba (y mucho, hija de su puta madre).

Ella me manifestó que su miedo a ser madre era el mismo, quería tener un hijo pero le daba miedo que saliera pendejo o enfermo de algo, yo le dije que debíamos tenerlo porque las probabilidades de volver a tener una pareja con las mismas cualidades era muy baja, tanto para ella como para mí. Ella aceptó y acordamos tenerlo cuando ella terminara la carrera. Se me hizo una idea pendeja, ella estudiaba letras españolas, ¿qué puto futuro había o cómo afectaba eso a la ecuación?, no lo hacía, pero era su útero, tenía que respetar su decisión.

Hablamos muchas cosas, como se iba a llamar, qué tenía que leer para ser como nosotros, sobre si tenía que ir a la escuela o si no iba a ir, etc.

Fue una época bonita porque yo iba a ser papá de la tercera visita de Jesucristo a la tierra (yo fui la segunda), sin embargo, es obvio que nunca lo tuvimos. Primero que nada porque la relación terminó por causas de fuerza mayor a nosotros, la locura se apoderó de ella y toda la relación se fue al carajo. Son los peligros de meterte con mujeres más inteligentes que tú, alucinan cosas, se auto mutilan o asesinan, son los riesgos de ser así, ella tenía todo el paquete.

Eso me hizo enojar en su momento, la culera se fue con el útero donde iba a crecer mi hijo. Yo no soy de esos que se enojan y hacen berrinches tipo “como extraño cogerme a esa vieja”, los que me conocen saben que disfruto más masturbándome y viéndome al espejo que metiéndosela a una mujer. No es un comentario misógino, pero pues es obvio que desde mi sana perspectiva valgo más que cualquier otro ser humano, pendejo el que no se puede ver a sí mismo de dicha manera.

Como sea, eso me acomplejó muchos años, y el miedo ha vuelto por culpa de mi amigo pendejo. Tanto así que anoche me puse bien pedo y tuve que mandar mensajes a un chingo de viejas para decirles si querían tener un hijo conmigo, el problema es que en mi peda no analicé que obviamente eso es mal visto por las personas promedio y que obviamente ninguna de ellas es como mi ex.

Unas me dijeron pendejo, loco y otras aceptaron, pero sólo para que me las cogiera, no porque realmente quieran darme un hijo. Y aunque cualquier pinche muerto de hambre se las cogería en una situación como la mía, lo cierto es que yo no, soy un se etéreo que abandonó los placeres de la carne hace ya tiempo.

Necesito liberarme de estas ideas, porque puedo llegar a hacer una pendejada sólo para tener al hijo perfecto que me fue arrebatado de las manos. Y me da mucho miedo que me termine conformando con una pinche vieja de ojos bonitos o buenos sentimientos, yo no quiero a un ser humano, yo quiero cogerme a una mujer mitad humano mitad computadora, no me importa que esté loca, lo que me importa es la forma sensual en la que su material genético encaja con el mío.

Tengo tantas tormentas en estos vasos de agua… Ayuda 😦