Harry Potter y las carreras de humanidades.

harry-potter.jpg

Estaba el pequeño y huérfano Harry Potter escondiéndose bajo la escalera del señor Dursley, aquél hombre gritaba con una desesperada y enferma emoción que el domingo no funcionaba el correo, así no tendría que recibir esas horribles cartas de invitación a Hogwarts para el desafortunado y pequeño mago que estaba viviendo en su casa.

Pero eso no sería un impedimento para toda la parvada de lechuzas londinenses que por alguna altruista y desconocida razón estaban trabajando en día de descanso, dura la crisis económica después del Brexit.

Harry recibió su carta y no pudo creer lo que estaba leyendo:

Querido señor: Harry Potter.

Tenemos el placer de informarle de que se disponen de plazas en el colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Por favor, observe la lista del equipo necesario. El examen de selección será el 15 de julio y las clases inician el 1 de septiembre. Esperamos su lechuza antes del 31 de julio. 

Muy cordialmente:
Minerva McGonagall
Subdirectora

Materiales:

Dos lápices del número 2 ½.
Goma de borrar.
Sacapuntas.
Calculadora sencilla (no científica y no programable).

Fin del comunicado.

Harry no podía creer lo que estaba leyendo, era un maldito mago y estaba siendo invitado a una prestigiosa escuela de magos. Sin pensarlo, tomó todo lo que pudo y escapo de la casa de los Dursley para presentar el examen CENEVAL de magia y hechicería.

El día del examen Harry se percató de algo; no había estudiado en absoluto. ¿Qué podía estudiar el pobre niño si toda la vida fue un maldito huérfano?, nada, absolutamente nada.

Con temblor en sus manos Harry rellenó como pudo los círculos del examen de respuesta múltiple, algunas cosas sentía que las sabía, otras cosas no, como todo en esta vida.

Al día siguiente los resultados se hicieron públicos, la decisión estaba tomada: Harry Potter rechazado, el último lugar en la lista, el peor de todos los puntajes presentados en la historia de Hogwarts.

Decepcionado Harry Potter pensó que tal vez la magia no era lo suyo, así que intentó en medicina, la carrera de los mediocres, de los que no tuvieron huevos para estudiar química, la salida fácil. Por desgracia, el resultado para Harry Potter fue exactamente el mismo.

Decepcionado y tras no poder volver a la casa de los Dursley, Harry Potter tuvo que trabajar medio tiempo en un OXXO londinense y hacer una carrera en la facultad de filosofía y letras, no sé, ciencias de la comunicación, periodismo o una de esas mierdas que ya no sirven en pleno siglo XXI.

Pasaron los años y Harry Potter no solo se volvió drogadicto y alcohólico en esa facultad, sino que al egresar tuvo que hacer frente a la inminente falta de empleo y oportunidades, ¿quién mierdas iba a contratar a un estudiante en ciencias de la comunicación?, ¿para qué sirven esos imbéciles?

Harry no tuvo más opción que dedicarse a ser fotógrafo freelancer, la salida cobarde del artista sin talento, la salida cobarde del estudiante de comunicación. Por si fuera poco Harry Potter tuvo que ser de los fotógrafos más baratos del mercado, al fin de cuentas todos sus compañeros de carrera estaban dedicándose a la misma mierda.

Jornada tras jornada, día tras día, cada fin de semana Harry Potter terminaba ahogado en alcohol en el sofá que tenía en su pequeño y muy apenas costeable departamento en uno de los peores barrios de la ciudad.

Se ahogaba con cada gota de alcohol preguntándose si realmente tenía qué seguir viviendo, pero respondiéndose a sí mismo con esas falsas verdades que siempre le meten en la cabeza a los estudiantes de humanidades. Vivir la vida del mártir ─se decía a sí mismo─.

Pasaron los años, no se casó, no tuvo hijos, nunca consiguió mejor empleo, vivió solo y amargado anestesiándose todos los días con alcohol. Harry Potter murió y no hizo nada trascendente en su vida, aún llevando la magia en las venas, así como murió él han muerto miles de magos más en garras de carreras malagradecidas.

Bienvenido a la realidad hijo de puta.

Feliz día de la virgen, navidad y año nuevo 2018

Es diciembre, y como todo buen diciembre celebramos 3 cosas importantes aquí en México:

Primero que nada calentamos motores y comulgamos el día de la virgen de Guadalupe, pues ya que somos mexicanos debemos cumplir con el estereotipo pendejo de que somos fervientes creyentes de todo lo que nos pongas en las narices. ¿Virgen?, ¿Espíritu santo?, ¿Dios?, ¿El gasolinazo?, ¿Creer que el universo de Marvel tiene una buena línea argumental?, ¡hombre!, dame eso y más, total, soy mexicano, soy pendejo, lo llevo en la sangre, podrías venderme bolsas de arena aunque viviera en la playa.

Después de aceptar como un axioma el cumpleaños de la madre del hijo de Dios, viene la segunda celebración más esperada: El cumpleaños de Dios, pero que no es Dios, sino el hijo de Dios, pero que no es esto ni lo otro, sino sólo un espíritu, pero que es los 3 a la vez, como sea, dejemos de lado la copia barata que hizo la religión de la serie de Sense8 para centrarnos en la idea principal de la fecha, el personaje favorito de todos los vagabundos, enfermos y madres solteras: Jesucristo, salvador de salvadores.

Un día Dios estaba aburrido viendo que los dinosaurios no podían descubrir el fuego ni inventar la rueda, así que se cansó y los mandó a todos la mierda. Acto seguido creó a toda la humanidad, la volvió voluble, pecadora e hija de puta. Pero como Dios es más contradictorio que una chica con SPM decidió culparnos por todo, y luego para perdonarnos asesinó a su hijo a través de la voluntad que tiene sobre nosotros, y bueno, así es como nació la religión y el inicio del fin de la poca mierda de lógica que nos quedaba. Por si fuera poco los fósiles quedaron registrados en la tierra sólo para poner a prueba tu fe, y bueno, ¿qué decir del petróleo?, ese extraño material que no proviene de los fósiles, porque bueno… Los fósiles no existen. El petróleo es un invento de las farmacéuticas y la coca-cola para mantenerte consumiéndolo a través de esos para nada necesarios aparatos de transporte. La coca-cola es negra, el petróleo también, ¿coincidencia?, dímelo tú.

Pero ya nos desviamos mucho, total, que Dios inventó a Santa Claus para ser el personaje favorito de todos los niños de los 3 a los 30 años. Entonces Santa y tú hicieron un pacto en el que tú te portas bien y el hombre con obesidad mórbida te trae regalos que rara vez son lo que tú pides. Así es como este negocio de religión, consumismo extremo y  mucho  amor nos da uno de los mejores días de nuestras vidas a cambio de quebrantar la poca estabilidad económica que tenemos, pero bueno, vale la pena, total, el dinero para eso es: Para gastarlo en momentos mágicos y completamente reemplazables.

Una vez que hemos sobrevivido a la nada sana combinación de alcohol, pavo,  puré, drogas e incómodos abrazos; se viene prepararnos para el evento principal y favorito del blog 3deep5me: Año nuevo.

Porque si no nos había bastado tener algo tan pesado como celebrar a una mujer que nunca cogió y al nacimiento inoportuno de Jesús, pues bueno, para eso viene año nuevo, para quemar todos los malos recuerdos, llenarnos de esperanza y ahora sí terminar con el ya prácticamente inexistente dinero que había sobrado en la cartera.

Año nuevo es el día en el que celebramos que la tierra ha dado 365 vueltas sobre sí misma, recordemos que este 2017 aprendimos que la tierra es plana, no esférica, la teoría de la esfera y la traslación terrestre es algo que inventaron los mismos villanos de toda la vida: La coca-cola, las farmacéuticas y los fisicoculturistas.

Porque si no habías caído en el macabro plan de requerir medicamentos cada vez que estabas enfermo, ahora sí que caerás en la elaborada trampa de creer que las estaciones del año son debido a la distancia entre la tierra y el sol.

Pero dejemos de lado los hechos científicos y centrémonos en la importancia de la fecha: Celebrar que ya se acabó toda la mierda y puedes borrar toda tu lista de errores para empezar una nueva y más larga, y claro, fingir de manera cínica que nada ocurrió.

Así es como aquí en 3deep5me aliviamos y olvidamos nuestros pecados.

¿Recuerdas esa chica a la que le estuve  tirando la onda todo el año y que nomás no me peló?, bueno, ya no más, que se joda la puta.

¿Recuerdas esa materia que reprobé?,  que se joda la puta.

¿Recuerdas ese dinero que te debía?, ya no más, jódete puto.

¿Y qué sobre la enfermedad mental que me diagnosticaron?, que se joda, ya estoy sano de nuevo.

¿Qué tal todos los propósitos que no cumplí en el año?, que se jodan, puedo volver a empezarlos.

Ese es el verdadero espíritu de la temporada, y heme aquí sentado, terminando de arrasar con el recalentado y mirando como caen los pedazos de pavo sobre mi teclado, porque claro,  tengo la mala costumbre de hablar en voz alta mientras escribo.

Contágiense del hermoso espíritu que sólo el año nuevo nos brinda, porque créeme, está de la mierda sobrevivir a 365 días, sobre todo si no tomas litros y litros de alcohol y los combinas con tus anti psicóticos.

Celebremos que podremos mentirnos una vez más con propósitos para nada trascendentales, ¿ser mejor persona?, que se joda ser mejor persona, yo quiero adelgazar, porque soy niña millennial y aunque desertaré en el primer mes, un mes de haberlo intentado vale más que un año de haber logrado algo que en verdad valiera la pena.

Pero no todo es negativo, en año nuevo también tenemos más comida que se acumulará con la comida que ha sobrado de navidad, y claro, tendremos un maratón de quince días comiendo lo mismo hasta el punto en que extrañemos comer algo tan humilde como nuestro clásico buebito con salchicha y las otras mierdas que odiamos el resto del año

Pero eso ya es otra historia que da mucho para hablar, de momento dejo este artículo hasta este punto, porque ya son más de mil palabras.

En los siguientes días crearé una entrada para publicar algunas estadísticas curiosas del blog, de mis textos y una lista de consejos para ser disimular que eres feliz este 2018  y quites tu cara de puñetas del 2017.

¡Nos vemos!, te desea una muy feliz navidad y próspero año nuevo el equipo de redacción de 3deep5me, que soy sólo yo, pero me gusta pluralizar para así esconder problemas bien serios que tengo.

alloween