El factor G de la inteligencia VS El factor P.


Hace  rato que no escribo en el blog porque he andado muy ocupado aprendiendo los oscuros caminos que había dejado pendientes en Java y que no eran otra cosa que un reflejo de mi debilidad intelectual, sin embargo, me he tomado este descanso de unas horas para leer algo que no sea código y de pasada poner algo en este (casi) abandonado lugar.

Como bien sabrán, yo soy una verga para todo, entre mis lecturas de adolescente con ligeros aires de superioridad ─ahora fuertes tornados─, recuerdo haber revisado el trabajo de Spearman y su teoría del factor G de la inteligencia. No voy a entrar en detalles, para eso ustedes tienen google y Wikipedia, si quieren algo más académico visiten JSTOR y busquen «General Intelligence, Objectively Determined and Measured».

Este trabajo me resultó interesante porque engloba varias cosas que una medida de IQ normal no hace: la inteligencia verbal, la oral, lógico-espacial, etcétera. Esto sin irnos a lo homosexual como la teoría de Gardner, ¡ojo!, vamos a desviarnos un momento del tema para tirarle mierda a los defensores de Gardner:

No hay argumento más pendejo y más usado por la raza que no la arma para sumar, que decir que no todo es lógica y matemáticas cuando también importa lo mucho que derramas lágrimas con el buen café o lo mucho que te gusta abrazar perros. Me cagan es tipo de personas, no tolero que agarren una teoría que le otorgue demasiados puntos a las emociones y la defiendan con todo para sentirse menos pendejos, pero en fin, gente, cosas de gente, ¿qué podríamos esperar de la puta gente?, volvamos… Gente.

Lo interesante de estas teorías es el intento del humano de medir algo tan complejo como la inteligencia, ¿por qué medimos la inteligencia cuando es más fácil medir la ausencia de la misma?, yo, como todo buen teórico de las redes sociales, he desarrollado mi teoría del factor P y el cómo identificar a los pendejos en Facebook en este pleno 2019, y, dado que me estás leyendo, hoy vas a ser premiado con el privilegio de notar estos signos y evitar a esa puta gentuza que lo único que hará es pegarte lo pendejo (porque es contagioso).

Intentaré ser lo más conciso que pueda, porque tampoco quiero que mi descanso dure más de dos horas, en fin, veamos lo que se fragua en esta hermosa mente:

1.- Todo el puto día se la pasan compartiendo memes o viendo memes: Sí, es cierto, es bueno divertirse y no dudo que haya un millón de artículos sobre lo mucho que te crece la verga si te ríes N veces al día, pero, consumir comedia en su formato más pendejo y lacónico o pasar horas y horas en grupos de haters elitistas que creen poseer el monopolio del «buen humor»… No es lo más sano. Si quieres divertirte con humor que te enriquezca al mismo tiempo que te hace reír, allí tienes toda la comedia absurda de los Monty Python o los libros/películas de Woody Allen.

2.- Todo el día se la pasan hablando de política: Que si el presidente habla lento, que si el presidente está muy chaparro, que si el presidente se cagó en una conferencia de prensa. A menos que tu solución sea política, tus críticas quedan sobrando. No faltará el típico «listo» que venga a decirme sobre la importancia de la concientización, y lo apruebo, pero para todo hay maneras, tú no estás haciendo concientización, estás aburrido y el poco tiempo que tienes lo estás usando para criticar la política, no para proponer un cambio, so… Pendejo.

3.- El aborto: Todo el puto día hablando del aborto, todo el día compartiendo imágenes del  aborto, todo el día haciendo debates a los que nadie le interesan, todo el día creyendo que los likes que recibe su puta postura nimia cambian el mundo. No, eso no pasa amiga. Que si es violación, calentura o demás, no, no cambia nada. Andar peleando todo el día no es cambiar la situación, andar peleando todo el día es hacer un AMBIENTE TÓXICO entorno a un tema que por sí solo ya es TÓXICO. Hablar del derecho a la vida o la muerte es algo delicado, no eres tan inteligente, no eres tan sabio, no eres nada, cállese el hocico y pase a otra cosa que lo enriquezca de verdad.

4.- El pu#”&!/ feminismo de mie#%#”&: ¿Necesitamos más detalles?, ya no se trata de concientización, sino de ver quien anda más en el chisme, quién comparte más imágenes, quién tiene la postura más radical. Hasta que usted no tenga la inteligencia para construir una opinión, no diga nada, no debata con nadie, no comparta nada esperando que un contra no vaya a llegar a cagarle su publicación. No se exponga, ¿es feminista?, chingón, demuéstrelo dejando de matar, violar y discriminar, no haciéndola de pedo en Facebook por cualquier mamada, por eso no avanza ese pinche seudo movimiento. Los «y las» feministas mataron y/o radicalizaron el movimiento.  Ahora es pura basura, aléjese de ese tema y agarre un libro de… no sé, cocina tailandesa.

5.- Facebook watch: De los creadores de «me maman los vídeos del Dross porque son tan instructivos y me enseñan a navegar en la “dip” web», llega el «me metí a Facebook watch un rato y  cuando me di cuenta ya había perdido un año de mi vida». Una de las mejores cosas de que mi youtube sea tan virgen y especializado, es que estoy suscrito a cosas que me sirven de algo, watch todavía está en desarrollo y si por accidente en el scroll me sale un vídeo de un negro enseñándome la verga, sé con seguridad que toda la semana veré negros enseñándome la verga. No entres a esa mierda hasta que la terminen de desarrollar, todo el tiempo invertido es tiempo perdido, todavía no hay comunidades que valgan la pena seguir, o más bien: Las comunidades interesantes de youtube todavía no migran a watch. Dale tiempo, no pases horas viendo vídeos pendejos que no te van a aportar nada.

Solo cinco elementos integradores de mi factor P que engloba unos 15, sin embargo, los que cumplen con 5/5 ten por seguro que son unos pendejazos que no vale la pena tener agregados en lo más mínimo, no te enseñan nada, no aportan nada y son el tipo de personas que en Facebook son bravos para comunicar, pero sácalos de su zona de confort y hasta tartamudos son los puñeteros pendejos.

Me dan un chingo de asco, demasiado, pero bueno, ese soy yo, soy «espacialito» para las amistades, no me trago a cualquier persona por más buena onda que sea, incluso las rechazo si solo vienen a ofrecerme sexo, tú dirás hasta donde llega mi enfermedad mental.

En fin, ya me voy, escribí esto solo para no perder la práctica, resulta que mis dedos ya se están acostumbrando a manejar más palabras en inglés que en español, lo cual quiero decir que me enorgullece bastante…

System.out.print(“#PeaceOut”);

break;

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s