El extraño caso de Sonia: La mujer asesina y la extraña pelea de sexos fuera de lugar.

Recuerdo que una vez una exnovia mía me dio unos vergazos porque pensó que le ponía el cuerno. No cachetadas, vergazos de verdad, puño cerrado y toda la cosa, bien conectado, estaba loca la pobre —me gustan así—. Me sentí triste y me dieron ganas de darle unos vergazos, por suerte, soy una persona con educación y un cerebro tan rápido que cuando el mismo se mueve puede hacer temblar al suelo. Me percaté que darle la verguiza de su vida no me iba a otorgar ningún beneficio, ¿para qué?

Luego recordé que mi IQ desborda la campana de Gauss, así que fingí perdonarla y luego me las ingenié para ponerle el cuerno y dejarla traumada de por vida. Cuando terminamos le conté todo y le recordé las muchas veces que me la chupó después de que yo tuviera relaciones con la mujer que ella más odiaba en toda la tierra (le dije fechas y toda la cosa). Nada más sensual que conviertan tus pesadillas una realidad, algo que, para ser honesto, es mucho mejor que andar tirando vergazos. La venganza es un placer delicioso, y más si eres paciente, algo que por cierto se me da muy bien.

Y bueno, esto me hace reflexionar: ¿Por qué las personas se matan por amor?, digo, hay muchas formas de sacar el odio que llevas dentro, el rencor, la impotencia, ¿pero tirar cuchillazos?, es lo más bajo en la escala, solo demuestra tu falta de imaginación.

No se me hace interesante la noticia de la chica que acuchilló a su novio, se me hace burda. Pero más aburrido es el debate que sacaron para volverlo tema de sexismo.

¿Qué tiene qué ver el machismo y el feminismo en todo esto?

Por allí escuché a feministas con oligofrenia que esto es derivado de la sociedad machista, tremendo argumento, se me quemaron las pestañas de tanta luz que desborda el razonamiento del feminismo moderno. Siguiendo la misma lógica, todo es machismo. De hecho, tragas por el machismo, tienes internet por el machismo, tienes energía eléctrica en tu casa por el machismo, ¿cuántas cosas no se han hecho en la tierra por hombres?

Yo digo que antes de empezar a plasmar sus posturas sexistas en las redes sociales, mejor se hagan la siguiente pregunta: ¿Esto hace reír a mis contactos o aporta algo realmente a la causa?, y en caso de que sea algún argumento: ¿Estoy usando la lógica detrás de él?

Es muy fácil estar tildando a un género o una situación sin tomarse la molestia de razonar. El día que empiecen a pensar, tal vez (y sólo tal vez) llegarán a un nivel elevado de conciencia, uno en el que yo ya estuve hace mucho, y se darán cuenta que no todo gira en esa estúpida y eterna pelea de hombres y mujeres.

El otro día mi terapeuta me contaba que por su trabajo tiene que tratar a muchos criminales, entre ellos tiene un pedófilo al que le encantan las niñas de un determinado rango de edad, una víctima muy específica, y entablamos conversación:

—A mí lo que me sorprende es que la sociedad piense que esta persona es un loco o un enfermo mental, ¿puedes creer hasta qué punto es la percepción de la sociedad?—  dijo.
—Lo que las personas no saben o no quieren entender, es que no se trata de mala educación, no se trata de calles inseguras, no se trata de sexismo, se trata de… —dije.
—Naturaleza humana —agregó

Me alegré de que mi terapeuta tuviera tres dedos de frente, al menos  es obvio que se necesitan para tratar a una persona de mi tremendo calibre, este puto Dios disfrazado de humano.

Es difícil aceptar estas cosas, pero hasta que no entiendas que un día tu abuelo puede violarte, que tu madre puede asesinar, que tu hermano puede violar niñas… Hasta que esa idea no nazca en tu cabeza… no serás libre.

De momento, como puto subnormal, está bien que sigas viendo peleas de género en todos lados donde realmente no las hay, digo, de no tenerlas, ¿para qué vergas tendrías cuenta de Facebook?

Sin más que agregar, se despide su humilde servidor, también conocido como la segunda venida de Jesucristo a la tierra.

—¿Por qué las personas se matan por amor? —le pregunté a mi cerebro.
—No matan por amor, matan por ser gente —me respondió.

Sonreí, le di gracias y me comí una lata de atún como agradecimiento. El Omega-3 del atún siempre le ha gustado mucho. Fue feliz y yo fui feliz, seguimos scrolleando el inicio de Facebook, luego nos quedamos viendo memes de gatos toda la noche…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s