Luisito comunica será gobernador de Puebla

En el blog ya había escrito sobre esos mágicos personajes que gobiernan México y/o aspiran a gobernarlo. Si mal no recuerdo tengo uno llamado «Televisa y su último as bajo la manga» y otro sobre la el futbolista Cuauhtémoc Blanco cuando llora en su informe de gobierno.

México es ese lugar donde cualquier pendejo con un dedo (o menos) de frente puede gobernar, ya que, como bien sabemos; gobernar un país es un trabajo que puede hacer cualquier persona. Solo debes sentarte a firmar papeles, esconder dinero y quemar a cualquier estudiante que cometa la osadía de señalarte con el dedo.  

Pues ahora resulta que las noticias nos han informado que Luisito Comunica quiere ser gobernador de Puebla, ya que la vacante está vacía después de que el avión donde viajaba el hoy occiso gobernante y su esposa explotara en mil pedazos dejando huérfano al estado de Puebla en plena navidad.

Realmente no tengo una opinión bien definida sobre lo que Luisito pretende siendo el gobernante de un estado. Conozco bien el perfil laboral de un egresado en ciencias de la comunicación, y créeme, en ninguna parte dice «es capaz de gobernar un estado o un país».

Antes que nada, no quiero menospreciar la individualidad e inteligencia que tiene cada persona, allá afuera hay gente que tiene una ingeniería y gobierna potencias mundiales, pero, el perfil de la mayor parte de profesionales de México no tiene la cualidad de poder gobernar un estado de un país bohemio, grande y primermundista como lo es México.

A este paso México va a terminar poniendo a una botarga como presidente para la siguientes elecciones presidenciales, ¿qué te parecería traer a Dross para que sea secretario de defensa contra las artes oscuras?

Esa frase de «un día vas a pisar fondo» es algo que México ya se pasó por los huevos hace mucho tiempo. Las tendencias de Youtube México dicen que los mexicanos invierten horas en el canal de Yuya para ver cómo convertir su lavadora en un transformer a base de usar lentejuelas, cordones y pegamento. Gastan horas viendo el chisme de como youtuber le fue infiel a no sé qué fulana.

Hace años que el mexicano perdió lo que se conoce como «pensamiento crítico», y no solo eso, también perdió toda la seriedad como ser humano.

Yo no sé cómo es que México se comportó tan solidario cuando ocurrió el terremoto, tanta gente pendeja que pudieron haber dejado que ya pasara a mejor vida, pero no, decidimos como país salvarla, la ONU apostó por nosotros, Japón apostó por nosotros, Rusia apostó por nosotros.

¿Cómo le pagó México?, poniendo a un stripper como diputado, votando por AMLO y ahora postulando a Luisito comunica como próximo gobernador.

Sé que entre mis lectores hay seguidores de Luisito comunica, Dross, W2M y los youtubers en boga, eso no me inhibe en absoluto para sentir el placer de poder decirles a todos ustedes que son unos completos pendejos.

Ojalá y se cumpla la profecía de que el 2018 es el último año de la humanidad, tanto nos han anunciado el final de los días y poco lo han cumplido. Digo, a este paso la botarga del Dr. Simi va a terminar siendo diputado y mi vecino con retraso mental puede que termine siendo director de ciencia e investigación.

Yo sólo puedo concluir algo de todo esto: Si esos pendejos pueden postularse y ganar, no falta mucho para que yo un día llegue a ser gobernante del mundo. Tal vez todo esto no es más de mi megalomanía bautizando mi prosa, tal vez es mi destino, tal vez nací para representar al planeta tierra en las juntas de la federación galáctica de alianzas libres de Star Wars.

Amigos, yo los invito a todos a que se postulen para un cargo político, que nuestros debates se ganen en las redes sociales a través de memes y de likes, que total, ya vimos que para muchos ese es el significado de política.

Yo ya no creo en la democracia, ya no creo en México, no creo en la gente, no creo en el futuro, no creo en Dios y no creo en mí mismo. No llamen a esto desesperanza, sino todo lo contrario. Heme aquí escribiendo con entusiasmo y calentando unas palomitas en el microondas.

Este es el año del final del mundo, y aunque sé que arderé en el infierno, créeme que me voy a ir cagándome de risa por todo el espectáculo.

El pueblo tiene lo que se merece, pan y circo, gobernantes pendejos para la gente pendeja. No importa si a mí me lleven de rehén en sus decisiones, total, ¿qué puede perder alguien que nació muerto?

#PeaceOut.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s