Harry Potter y las carreras de humanidades.

harry-potter.jpg

Estaba el pequeño y huérfano Harry Potter escondiéndose bajo la escalera del señor Dursley, aquél hombre gritaba con una desesperada y enferma emoción que el domingo no funcionaba el correo, así no tendría que recibir esas horribles cartas de invitación a Hogwarts para el desafortunado y pequeño mago que estaba viviendo en su casa.

Pero eso no sería un impedimento para toda la parvada de lechuzas londinenses que por alguna altruista y desconocida razón estaban trabajando en día de descanso, dura la crisis económica después del Brexit.

Harry recibió su carta y no pudo creer lo que estaba leyendo:

Querido señor: Harry Potter.

Tenemos el placer de informarle de que se disponen de plazas en el colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Por favor, observe la lista del equipo necesario. El examen de selección será el 15 de julio y las clases inician el 1 de septiembre. Esperamos su lechuza antes del 31 de julio. 

Muy cordialmente:
Minerva McGonagall
Subdirectora

Materiales:

Dos lápices del número 2 ½.
Goma de borrar.
Sacapuntas.
Calculadora sencilla (no científica y no programable).

Fin del comunicado.

Harry no podía creer lo que estaba leyendo, era un maldito mago y estaba siendo invitado a una prestigiosa escuela de magos. Sin pensarlo, tomó todo lo que pudo y escapo de la casa de los Dursley para presentar el examen CENEVAL de magia y hechicería.

El día del examen Harry se percató de algo; no había estudiado en absoluto. ¿Qué podía estudiar el pobre niño si toda la vida fue un maldito huérfano?, nada, absolutamente nada.

Con temblor en sus manos Harry rellenó como pudo los círculos del examen de respuesta múltiple, algunas cosas sentía que las sabía, otras cosas no, como todo en esta vida.

Al día siguiente los resultados se hicieron públicos, la decisión estaba tomada: Harry Potter rechazado, el último lugar en la lista, el peor de todos los puntajes presentados en la historia de Hogwarts.

Decepcionado Harry Potter pensó que tal vez la magia no era lo suyo, así que intentó en medicina, la carrera de los mediocres, de los que no tuvieron huevos para estudiar química, la salida fácil. Por desgracia, el resultado para Harry Potter fue exactamente el mismo.

Decepcionado y tras no poder volver a la casa de los Dursley, Harry Potter tuvo que trabajar medio tiempo en un OXXO londinense y hacer una carrera en la facultad de filosofía y letras, no sé, ciencias de la comunicación, periodismo o una de esas mierdas que ya no sirven en pleno siglo XXI.

Pasaron los años y Harry Potter no solo se volvió drogadicto y alcohólico en esa facultad, sino que al egresar tuvo que hacer frente a la inminente falta de empleo y oportunidades, ¿quién mierdas iba a contratar a un estudiante en ciencias de la comunicación?, ¿para qué sirven esos imbéciles?

Harry no tuvo más opción que dedicarse a ser fotógrafo freelancer, la salida cobarde del artista sin talento, la salida cobarde del estudiante de comunicación. Por si fuera poco Harry Potter tuvo que ser de los fotógrafos más baratos del mercado, al fin de cuentas todos sus compañeros de carrera estaban dedicándose a la misma mierda.

Jornada tras jornada, día tras día, cada fin de semana Harry Potter terminaba ahogado en alcohol en el sofá que tenía en su pequeño y muy apenas costeable departamento en uno de los peores barrios de la ciudad.

Se ahogaba con cada gota de alcohol preguntándose si realmente tenía qué seguir viviendo, pero respondiéndose a sí mismo con esas falsas verdades que siempre le meten en la cabeza a los estudiantes de humanidades. Vivir la vida del mártir ─se decía a sí mismo─.

Pasaron los años, no se casó, no tuvo hijos, nunca consiguió mejor empleo, vivió solo y amargado anestesiándose todos los días con alcohol. Harry Potter murió y no hizo nada trascendente en su vida, aún llevando la magia en las venas, así como murió él han muerto miles de magos más en garras de carreras malagradecidas.

Bienvenido a la realidad hijo de puta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s