El talento de los mexicanos para estar pendejos: El caso César Ulises.

lelelelelele.jpg

Yo no soy homofóbico, realmente me da igual lo que haga cada persona con su culo, en éste blog ya lo he dejado claro en más de una ocasión.

Lo que yo no tolero es que desvirtúen las noticias y aprovechen cualquier oportunidad para hacer su puto seudo activismo y que los temas sobre inseguridad y/o falta de transparencia en un proceso se vuelvan un puto debate moral que no va a llegar a ningún lugar.

Hace unos días desaparece un estudiante de medicina de Guadalajara, la gente se enoja porque ya se habían desaparecido unos estudiantes hace apenas unos meses. Es obvio que la gente quiera un culpable en el patíbulo.

Días después las autoridades lo encuentran en avanzado estado de putrefacción en un barranco, los estudios forenses arrojan que el chico se suicidó, se encontró una cuerda, se encontró la carta de suicidio, vaya, que las investigaciones arrojaron lo que tenían que arrojar.

¿Qué dice la gente bonita de México?, lo de siempre: Puto gobierno, puta corrupción, los datos no cuadran, ¿dónde quedaron los otros estudiantes?, puto gobierno otra vez, queremos declaraciones, queremos que las investigaciones sean de dominio público, etc.

A la gente ninguna verga le embona, pero allí no acaba la cosa:

El tema ya está lo suficientemente caliente y al novio del hoy occiso se le ocurre salir a declarar que no le parece lógico que se haya suicidado: «Yo me lo chingaba, alguien a quien le gusta la verga no se puede suicidar».

Aquí la gente ya tiene razones para empezar a argumentar y empezar a sospechar lo que habían arrojado las investigaciones, ponte a pensar: Niño feliz, niño con novio, niño con escuela, niño con dinero, etc. Todo apunta a que la razón de suicidio ya sea poco probable, ¿cierto?

Pues cágate: «Olvida al pendejo que se suicidó, olvida que sea estudiante, olvida el proceso, ¿escuchaste eso?, tenía novio… Es puto. Definitivamente esto fue un caso de homofobia, esto no se puede quedar así».

Y así es como una noticia que podía volverse medio morbosa en el aspecto de que las autoridades tal vez maquillaron las investigaciones o que al pueblo se le oculta algo, se convierte en un debate de la comunidad homosexual contra la comunidad homofóbica de México, fin de la historia.

Así pasa siempre, no importa cuál sea la noticia, el chiste es volver cualquier tema a los 5 debates más importantes en la historia de la humanidad (mexicana): El aborto, la igualdad de género, la homosexualidad, las elecciones y el maltrato a los animales.

Ya no hay nada chicos, quemen los libros de química, los de matemáticas y cualquier libro de literatura, ¿para qué queremos seguir aprendiendo?, al final del día todo gira en torno a los mismos putos temas de toda la vida.

Es bien fácil hacerse a la gente pendeja, si estamos hablando de matemáticas y alguien dice de que no hay suficientes mujeres matemáticas, ¡pum!, se prende esta mierda y ten por seguro que todo lo que se hablará será lo mismo de toda la puta vida.

Pinches mexicanos, se creen bien chingones pero sus putos temas de toda la vida aburren, siempre hablando de los constructos, siempre hablando de la moral, siempre hablando de lo que ya todos escuchamos, leímos y opinamos.

¿Para cuándo una noticia que no vayan a desvirtuar?, para nunca, puto México, debimos haber escuchado a la Mars, sólo ella es la única que ha tenido algo de razón y que ha dicho algo interesante en todo este puto país.

¿Y qué le hicieron?, también me la crucificaron.

Puto México, puto el que lo lea.

#PeaceOut.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s