Querido diario: No me puedo casar con una mujer normal.

Bueno, presten atención porque para entender esta historia van a requerir precisamente eso: Atención. Yo sé que pueden aunque estén bien pendejos, ¿vale?, confío en ustedes.

Yo había regresado de correr y me sentía deshidratado porque casi no me gusta tomar agua de la deportiva, siento que tienen algún bicho raro que me puede asesinar y a veces hasta huele raro, así que me esperé porque no traía dinero, no me gusta cargar mi poco dinero porque me lo gasto en cualquier pendejada.

No es una broma, yo soy de los pendejos que les dan dinero a las personas que se suben al camión a contar sus historias tristes:

─Allí estaba yo, comiendo nieve en mi cama, cuando me quedé dormido y se me derramó, no desperté al momento. Logré despertar 4 horas después, cuando lo hice mi gato ya se había comido la nieve y todas mis entrañas, ahora vivo con tubos conectados a mi garganta y vengo aquí pidiéndole dinero para completar mi octava operación, muchas gracias.
─OMG, pobrecito, tenga mis putos 20 pesos, yo puedo caminar a la casa de regreso.

¿Ven cómo existe una contradicción entre mi forma de ser culero y todo lo que hago?, soy bien manipulable, puta gente de mierda, se aprovechan de que soy la personificación de un ángel, la segunda venida de Jesucristo.

Bueno, ese no era el tema, el tema es que yo volví de correr y estaba deshidratado, también me sentía débil. Pensé en comprar algún electrólito pero vi más oportuno y necesario comprar una coca cola, yo sé, ya sé que están pensando: «No mames Efraín, tú dijiste que no te gustaba la coca-cola». Y sí, no me gusta, pero deja te explico porque tomo una de vez en cuando:

Tengo la teoría que en el futuro me puede secuestrar ISIS o algo parecido para que les ayude a fabricar explosivos y mamadas así, tú sabes, rehén, pero como ellos van a estar muy ocupados tirando balazos y eso que hacen los terroristas, pues bueno, a mi celda me van a llevar de comer una big mac, papas fritas y coca-cola, y pues no mames, yo no tomo coca-cola, ¿cómo chingados le voy a hacer?, ¿morirme?, pues no, así que me estoy entrenando para sobrevivir a las peores condiciones.

Como sea, tomé el dinero y fui al OXXO, en la fila había un niño con un álbum de estampitas de dragon ball Z, y obvio yo quedé maravillado. Costaba 30 pesos y traía 2 paquetes de estampitas, puta ganga, el problema es que yo sólo traía putos 15 pesos.

No jodas, yo quería ese álbum, por suerte la señora mandó a la verga al niño y ese wey  se puso a hacer un berrinche de los feos, hasta me dieron ganas de darle un chingazo al mocoso, por suerte me controlé.

Luego me acordé que cuando yo era niño también amaba un álbum de pokemon que me compró mi mamá con dinero que me robó, pero bueno, yo estaba bien pendejo y era de lo más humilde (igual que actualmente), así que no puedo relacionar mis sentimientos con los del niño, ergo, puto mocoso pendejo berrinchudo.

Me quedé filosofando todo el camino de regreso sobre si yo sería capaz de hacer un berrinche así por algo material, y no, porque cuando quiero algo de verdad lo consigo, claro, con las pocas cosas materiales que he necesitado o querido.

Luego vi a futuro y me di cuenta que tal vez casado y con hijos yo pueda presentar ese tipo de conductas, no sé, ir a la tienda y gastarme todo el sueldo intentando sacar peluches (muñelocos) de las famosas “claw machine”.

Así soy yo, le doy tan poca importancia al dinero que me lo gasto en puras pendejadas, estoy bien pendejo, y eso le molesta mucho a mi mamá, por eso me gusta más quitarle el dinero a las personas, así por lo menos no me gasto el mío (que de igual forma lo terminaré gastando en puras pendejadas).

¿Tú crees que mi esposa estaría feliz si hago una pendejada así?, claro que no, por eso debo casarme con una pinche vieja loca que también haga cosas impulsivas, no sé, que llegue a la casa con un gato ciborg que compró por ebay, y tú sabes, emocionarme igual que ella.

Una mujer normal me la haría de pedo porque querría ahorrar para tener muchos zapatos y maquillaje, lo cual ya de entrada denota una actitud superficial pendeja que yo puedo detectar a leguas y castigar.

Es cierto, ya me di cuenta, voy a morir soltero, pero claro, con muchos álbumes de estampillas, gatos robot y con el señor que perdió sus entrañas  viviendo a mi lado.

Voy a tener una vida muy emocionante, muy, muy emocionante.

#PeaceOut.

boda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s