Manifiesto anti tarahumaras

Bienvenidos sean todos a otra de las divagaciones pendejas y sin sentido del blog. Tal vez estarán pensando: «Oye Efraín, ¿No dijiste que ya no podías escribir por la tarea y los exámenes?», pues sí, pero, ¿adivinen quién hoy no va a la escuela?, exacto, un chingo de niños de escasos recursos que son más inteligentes que tú y yo juntos. Pero esos no son los importantes, hablamos de mí, el protagonista de éste blog.

No nos centremos en las personas que no pueden estudiar, la lástima y la pena ajena es para gente pendeja, mejor centremos nuestra atención en cosas de gente inteligente: El odio y los prejuicios sin fundamento alguno.

Bueno, de hecho el tema del que quiero hablar no es muy diferente al de los niños pobres, es otro tema casi relacionado. Estoy hablando de los niños indígenas y todos sus derivados.

Yo sé que más de uno de mis lectores tiene algo así como que un amor incondicional ante las etnias inferiores que habitan el estado de Chihuahua y todo México, sé que pueden escribir ensayos enteros ─con mala ortografía─ haciendo apología sobre lo chingones y superiores que son esas tribus por el hecho de poder caminar a través de montañas sin calzado, por poder correr sin cansarse, por poder coger a lo pendejo sin un carajo de planificación familiar y una larga lista de etcéteras que sólo me dan más la razón a mí, pero bueno, vamos a ignorar a esa minoría de los lectores del blog ─porque aquí en el blog nos gusta mucho ignorar a las minorías─.

Yo no vengo a criticar del todo a las etnias indígenas del país, para ser sincero, me pasan de noche, no conozco ni su lenguaje, y, gracias a Dios en ninguna ocasión he tenido que tratar con alguno de ellos.

¡Y qué bueno!, las pocas personas que he visto que les estiran la mano para brindarles ayuda siempre son tomados del brazo.

¿Nunca les conté cuando un amigo les dio comida y la tiraron en el bote de basura frente a él?, no mames, los tarahumaras ─si es que así se llaman─ de Chihuahua son la maldad personificada. A esos cabrones no les gusta comer, no les gusta tomar agua, podrán estar muriéndose de hambre, no importa, ellos quieren efectivo, dinero, ¿para qué?, no sé, pero lo necesitan. Tal vez y eso es lo que comen, metal. Tal vez podrías darles un tubo de hierro y lo masticarían frente a ti, no sé.

Como dije, me dan igual esas personas, lo que me caga más, es ese grupo de personas con una postura recalcitrante para defender «sus raíces» con su frase clásica: «No olvides de dónde venimos».

Siempre hay una persona en el grupo de amigos que te puede dar discursos mega mamones sobre cómo los Mayas inventaron el cero, sobre cómo los mayas y otras civilizaciones de México son más chingonas que los romanos, los griegos y así sucesivamente.

«No mames Efraín, los Aztecas y Mayas tenían conexiones con el más allá y con los alienígenas, ¿qué otra explicación hay para que una civilización tan arcaica y llena de changos pueda construir una pirámide con tanta perfección?, y peor aún, ¿cómo sus predicciones astronómicas eran tan exactas?, no hay explicación más obvia Efraín, a huevo fueron los aliens».

En la actualidad hay rascacielos más chingones que las pirámides, y para mi gusto; mejores, tienen baño y aire acondicionado.

En la actualidad nuestras predicciones astronómicas son mucho más poderosas y exactas, yo nunca he visto en la bibliografía alguna referencia extraterrestre, ¿por qué la sociedad actual es «normal» y la antigua tiene un carácter privilegiado ante los ojos de esas personas?

Te voy a decir la razón: Por el simple hecho de que cualquier cosa que tú no puedes explicar y/o hacer lo ves con un carácter excepcional.

Por eso te sorprenden los magos, los ilusionistas, los arquitectos, por eso mamas la carrera de medicina, por eso te sorprendes cuando el horóscopo acierta en ciertos rasgos de tu personalidad.

Si tú no puedes hacerlo no hay explicación para que otra persona pueda hacerlo, ese es tu pinche razonamiento retrógrada y pendejo.

Los métodos que usaban las antiguas civilizaciones no son muy distintos a lo que se hace ahora, la tecnología no nos enseñó a hacerlo, la tecnología sólo brindó una forma aún más exacta de lograrlo.

No hay nada excepcional en las etnias de las que tanto te enorgulleces, al contrario, sólo son un cáncer más en la sociedad, son unos putos mal agradecidos, la mayoría son huevones, se rehúsan a adaptarse a la sociedad moderna, se rehúsan a aprender siquiera el puto español. Contados con las manos los que en verdad intentan salir de esa cárcel de sociedad subdesarrollada en la que viven.

Y eso me caga, porque la sociedad moderna tiene al alcance de todos un chingo de conocimientos, de verdades, pero no, la gente prefiere vivir en su pequeño mundo, limitarse a la baja concepción de lo que ellos tienen por «realidad».

Y tú lo único que haces es sentir lástima y chupar sus bolas diciéndoles que «están en lo correcto», diciéndoles que ser un puto indio que se embriaga con tesguino está bien, que golpear a sus esposas está súper guay, que tener hijos a lo pendejo está interesante, que se agarrarse a chingazos con palos es parte de su «cultura».

Tú lo único que haces es hacer apologías pendejas a costumbres y gente pendeja en aras de «quedar bien» con sabrá la verga qué persona .

Pero claro, no puedes leer que en X lugar del mundo las mujeres no pueden mostrar la cara, porque de inmediato te indignas y armas una marcha hacia dirigentes a los que le importa un carajo tu inconformidad. Puta doble moral.

La sociedad es una mierda, claro que sí, pero si la moderna es una escoria, imagina que tan jodido debe ser vivir en una subdesarrollada.

No defiendas a culturas chafas sólo porque te educaron a respetar, el respeto a lo ajeno es una mamada, es lo que evita que realmente logremos lo que queremos.

Por eso, para mi candidatura como gobernador del estado voy a proponer la erradicación de la raza tarahumara y cualquier otra que se le parezca: Raramuris, mayas, aztecas, toltecas, reggaetoneros, a la gente que va a la cerve, a la gente que hace fiestas en antros y cualquier raza inferior.

Por el bien de Chihuahua, por el bien de mi raza hablará mi pueblo, por el bien del país.
Vota por mí, vota por el Efra.

#PeaceOut.

tarahumara.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s