Manifiesto anti música trap.

Así como para los latinos el reggaetón se ha convertido en uno de los mayores cánceres de la sociedad, para los angloparlantes ─y por desgracia para los hispanoparlantes también─ la «música trap» se ha convertido en uno de los mayores males que se han generado en la música.

A mí me gusta el rap, y mucho, más que nada por las letras y demás. Un rap bien hecho es igual o incluso mejor que la poesía ─sólo es cuestión de saber buscar y de ignorar las bases mierdas que en algunas ocasiones utilizan─, y esto lo último lo grito a los cuatro vientos, sin miedo, por más amigos desempleados de filosofía y letras que vengan a hacerme un manifiesto sobre cómo sus poesías libres son más trascendentales para la cultura mexicana que una canción de rap que se hace pasar por poesía. Ante todos sus gestos de odio, así como a cualquier argumento que ataque mi opinión por no haber llevado un taller de «¿Cómo entender la poesía mierda que escriben mis compañeros de filosofía y letras?», ante eso y ante más, responderé lo mismo:

─ ¡Claro que sí amigo!

Yo no nací con el talento de hacer música, por eso respeto a casi todos los músicos, tanto a los que llevaron los estudios formales como a los que se formaron de manera autodidacta. Por eso sé que no existe tal cosa como «saber de música», ya que al final de cuentas es cuestión de gustos. Pero también considero muy mierda que ya cualquier pendejo se defienda con un «son mis gustos» para esconder sus putas parafilias musicales de mierda.

El que algo te guste no significa que esté bien. A mí me podría gustar follar con niños y eso no significa que esté bien sólo porque «a mí me gusta».

Tal vez podrían creer que mi analogía es estúpida y que estoy exagerando, pues sí, como siempre, ¿qué más esperaban de mí?

Pero retomando uno de los puntos que toqué hace dos párrafos: Yo no nací con el talento de hacer música. A pesar de ello me he esforzado para crearme una cultura mínima, estudiar un poquillo de lo que hay detrás de la composición y otras mierdas, sé identificar cuando algo está bien hecho y cuando algo está hecho con el culo (soy mega fan de pink floyd y del progresivo en general, así que ya te podrás  imaginar mis estándares).

¿Saben qué está hecho con el culo?, adivinaron: La música trap.

Yo podría meter a cinco niños con retraso mental a una habitación acompañados de una guitarra, una batería, un teclado, un micrófono y todo lo necesario para que hagan una canción. Podría dejarlos allí una semana entera, volver, y créeme, cualquier canción que hayan hecho sería superior a todo el trap que se ha generado en la tierra.

Claro, también existe el tétrico escenario donde se meten los instrumentos en el culo o se intentan comer los unos a los otros, ¿qué sé yo?, no tengo hijos retrasados. Pero claro, si los retrasados fueran tan funcionales no usaríamos la palabra «retrasado».

A pesar de ello en ratos tengo esa estúpida fe ciega en la humanidad, así que voy a creer que los niños lograron sacar una obra maestra, como siempre.

Porque yo soy un pendejo que se educó en sus inicios con películas pendejas de Hollywood que te enseñan a creer que los retrasados mentales son personas superiores a las personas normales.

¿No se han fijado en ese cliché?, por alguna extraña razón desde que se estrenó la película «Rain Man» ya todos los directores de cine pensaron que sería buena idea hacer que el protagonista tenga algún tipo de retraso mental y sea un prodigio en la música, los chingazos, la empatía, leyendo mentes, etc, etc.

Pero eso no pasa en la vida real, los retrasados por lo general son disfuncionales y si te descuidas te pueden terminar comiendo, ¿nunca leyeron la gallina degollada de Quiroga?, cuidado, se vale creer que la vida es bella, trágate toda esa mierda y hazlo con gusto, pero tampoco creas que tu perro con inanición no se va a comer a tu bebé si te descuidas.

Espera, ¿de qué estábamos hablando?, ¡ah sí!, el trap.

Como les decía, puta música culera, no sé cómo logran tragarse tanta mierda y no sentir nauseas, no sé cómo pueden escuchar esa mierda todo el día y mostrar en sus rostros ese asqueroso júbilo.

Su felicidad me da tanta envida de la buena, de ese tipo de envidia que desearía que estuvieran muertos.

¿Saben también quién siempre tiene tanta felicidad?,  los niños retrasados, ¿alguna vez han visto a un retrasado estar triste?, lo dudo.

De hecho, sólo hay una forma de hacer llorar a un niño retrasado: Poniéndole música trap.

Ni siquiera cuando los violan lloran, así de chingones son, los niños retrasados son superiores, Hollywood tenía la razón, éste texto no tiene sentido, ya no sé de qué estoy hablando, ya me voy, lo siento, mira como pongo letras random en el teclado:

aslkglsaljghRlzfhlasjfghEzlshgsfjlhTskdkghlajghRlsffhgfslaghAsafasdddfjghdsfjSldhgjlshAsfflgalgDlashgsaghO.

¿Viste el mensaje oculto?, ¿No?, cuidado, porque un niño retrasado sí puede encontrar esos mensajes (según Hollywood), si no pudiste es porque escuchas trap.

#PeaceOut.

trap

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s