Todo lo que no es el amor.

Nunca escribo nada del amor en este blog, porque el amor es algo que sólo conocen las madres y los más sabios, y pues yo no soy madre ni sabio. A pesar de ello lo haré, lo haré mientras cargo en mis brazos un muñeco y me pinto la barba de blanco, fingiré que soy madre y al final me convenceré a mí mismo de que hay algo de verdad en mis palabras, aunque las voces que llevo dentro me digan todo lo contrario, me mentiré, y aunque sea una de las pocas mentiras que me cuento, la misma tendrá más verdad que vidas enteras que conozco.

.  .  .

He tenido la oportunidad de en más de una ocasión creer saber lo que es el amor, pero al igual que la mayoría, también he estado equivocado. La diferencia entre la mayoría y yo, es que el resto no puede aceptar el hecho de que no hay amor en sus vidas,  y de que aquello que llaman «amor» sólo es el intento de alcanzar algo, si bien no inalcanzable, sí demasiado elevado.

El error está en buscar todo lo que nos han enseñado que es el amor, porque el amor es muchas cosas según la cultura popular, tenemos listas interminables de insulsas definiciones y contextos que alguien en algún punto de la historia se sacó del culo y las agregó de la forma más tirana y arbitraria que pudo, por lo mismo es tan difícil de alcanzar, es tan amplia su definición que prácticamente cualquier cosa que hagas encaja en su definición. ¿Te gusta mucho la nieve?, bien por ti, ahora amas la nieve, felicidades por estar enamorado.

Pasamos tanto tiempo intentando cumplir con la definición de amor que olvidamos por completo su desmesura. Y es que, si te digo que en el final de una escalera interminable en dirección al cielo está el amor, no lo dudarás dos veces, iniciarás el viaje e ignorarás por completo la parte de «interminable», serás uno de los tantos que se atreven a desafiar el infinito.

En el final de tu vida cuando te percates que no llegaste ni a la mitad de la escalera intentarás buscar a los culpables, intentarás recordar quién fue aquella persona que te dijo que debías llegar al final de la escalera aún a sabiendas de su enormidad, te sentarás y meditarás tus decisiones, entonces caerás en cuenta que gastaste una vida alcanzado esa altura y que ya no hay una vida para un viaje de regreso. Pensarás: «Bueno, al final no fue una vida tan mala, supongo que siempre tuve amor». Y listo, pasarás tus últimos años intentando enseñar a los demás todo aquello que tú inventaste como definición de amor, sólo estarás construyendo más escalones en las escaleras de los demás.

La escalera del amor es infinita o al menos solo pocos pueden llegar al final de ella, ¿sabes qué escalera si es pequeña y fácil de subir?, aquella que te enseña todo lo que no es amor.

No es amor esperar un «gracias» para hacer las cosas.
No es amor esperar un hola sin saber que existe un adiós.
No es amor esperar que todo esté bien, porque aquél que no puede afrontar la realidad de que existen problemas muy difícilmente podrá saber lo que es el amor.
No es amor creer que sólo se debe ser feliz, porque aquél que cree que todo es felicidad será hipócrita el día que no sea así, sólo para hacer creer a los demás que realmente es feliz.
No es amor la deshonestidad.
No es amor las palabras que se quedan guardadas.
No es amor todo aquello que no es transparencia.
No es amor todo aquello que no es paciencia.
No es amor aquellas despectivas miradas.
No es amor la venganza.
No es amor el reclamo.
No es amor decir te amo.
No es amor la desconfianza.

Hay más cosas que no son amor que las que realmente lo son, a pesar de ello es más fácil subir la escalera de todo aquello que no lo es. Más alcanzable, más humana, y es que, a veces el amor pareciese no ser para humanos pero seguimos mintiéndonos con aquello de que pertenece a nosotros, de que tiene dueño.

No tengo un carajo de idea de lo que es el amor, pero seguro tengo una idea un poco más clara de todo aquello que no lo es.

He aprendido de que no se trata de intentar subir una escalera u otra, cada quien hace con su vida lo que le venga en gana, lo importante es no mentirte a ti mismo sobre cual escalera estás subiendo si decidiste hacerlo, porque vas por allí diciéndole a las personas que «las amas» y de la nada una de las más pequeñas palabras se convierte en la más grande de todas las mentiras.

Si te pudiese dejar sólo algo de aquello que creo que no es el amor… Sería que el amor no es medianía, el amor no está hecho para el promedio. Porque si el amor fuera algo tan sencillo todos amarían. Si eso fuera cierto no habría guerra, no habría hambre, no habría niños llorando por la ausencia de su padre, no habría niños llorando los golpes de su abuelo, no habría mujeres llorando la infidelidad, no habría madres suicidándose 10 horas en el trabajo, no habría toda la mierda que todos vivimos allá afuera todos los días… No habría existido yo.

Siéntete bien, siéntete feliz al saber que es más la vida que nace del desamor que aquella que nace del amor, tal vez suene jodido pero así es esto que han formado aquellos que alguna vez se atrevieron a definir lo que es el amor, porque sinceramente… El amor es una mierda, no sé que necesidad de buscarlo.

#PeaceOut.

efra-pekef

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s