El pie amputado

Por allí leí la noticia de unas chicas residentes de medicina en el IMSS que se tomaron una foto con un pie amputado. Lo curioso es que la gente reaccionó ─como siempre─ de forma negativa.
 
Lo mismo de toda la vida: «No, es que eso es una falta de respeto para el paciente», «No, es que eso va en contra de no sé qué juramento hipocrático», «Nonononono, tanta indignación, ¿en qué mundo vivimos?».
 
Total, las pobres estúpidas fueron expulsadas tanto por reglamento como por los típicos aldeanos indignados con antorchas en las manos queriendo linchar a las Herbert West en potencia sólo porque a ellos les da asco ver la foto de un pie amputado.
 
Entonces me pregunto: ¿Cuántas lamidas son necesarias para llegar al centro de una tutsi pop?, y claro, también; ¿Es «justo» el castigo por enseñar la foto de un puto pie amputado?
 
Mira, el paciente está muerto, así de fácil, no es como que al cadáver le importe una mierda si te tomas una foto con su pie, su pene, o de plano te lo coges, es más, si te lo coges tal vez el paciente ─desde el cielo o el infierno según sea el caso─ piense: «¡A huevo!, hasta muerto follo, soy el mejor». Eso de que la gente reaccione de forma negativa por lo que hacen los primates de medicina no es historia nueva, perdón si los llamo primates, pero recuerden que para los de ciencias la medicina es todo menos ciencia, los albañiles de la ciencia, los ayudantes, los «soy una persona llena de datos curiosos», sí, salvan vidas, pero hasta allí llega su comprensión del universo.
 
Puta gente como se exalta por cualquier estupidez, ¿quieren que un médico tenga «sensibilidad» y «comprensión»?, no jodas. Ya vi al pobre médico llorando porque su paciente tiene cáncer o porque tiene una uña encajada en el pie, Dios no quiera que algún día los médicos ─que ya de por si estorban en la ciencia─ también nos salgan maricones y llenos de emociones humanas.
Si lo que quieres es follarte a alguien con sentimientos, allí están los psicólogos, otra puta carrera que llamamos «ciencia» sólo para que los contraten en recursos humanos. O sea, lo digo en serio, para sentimientos agárrate un psicólogo o a otra raza inferior, pero del médico no esperes sensibilidad. Cuando hablamos de médicos buscamos al hijo de puta frío que te inyecta con su mano fría y llena de odio por la vida y su odiosa carrera profesional, no a un maricón que no sepa sobrellevar las situaciones delicadas, objetividad, por favor.
Si no sale la puta cara del paciente no veo necesidad de hacer un drama y de que dos chicas que ya son residentes terminen expulsadas, no sólo mandas a la mierda su futuro, sino también sus estudios que con tus impuestos has pagado, un poco de cabeza, si quieren quejarse de algo allí está el amarillismo diario en la televisión y la prensa en general, no se quejen de un puto pie amputado.
Me cagas sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s