En México no nos gusta la PISA.

Hoy los gobiernos y medios de comunicación en todo el mundo se despertaron, se lavaron su carita con agua y con jabón, desayunaron, revisaron los mensajes del celular y posteriormente decidieron leer las noticias, allí es donde todos los países del mundo pusieron el grito en el cielo.

¿Por qué?, bueno, hoy se han hecho públicos los resultados del examen PISA que aplica la OCDE (Organización para la cooperación y el desarrollo económico), eso de «públicos» es relativo, creo que ya todos sabíamos de antemano que iba a pasar. Obviamente los resultados de dicha prueba asustan a las naciones pues se dan cuenta que los niños y jóvenes del futuro no valen verga, empiezan a preguntarse la razón por la cual los jóvenes de hoy están arrastrando la era moderna de nuevo al oscurantismo, a retomar la práctica de la alquimia y la quema de brujas en la plaza del ángel de la independencia ─aquí en Chihuahua pues en el Pancho Villa─.

Para los que no saben ni que está pasando, la prueba PISA es uno de esos exámenes que se aplican en muchos países del mundo cada tres años, esto con la finalidad de medir tres áreas del conocimiento básicas para ser un humano medianamente funcional y evitar que hagas preguntas pendejas en yahoo respuestas tipo: «¿Si mi novio eyaculó en mi sobrecama puedo quedar embarazada?», las áreas que evalúa son las siguientes:

Matemáticas.
Ciencias.
Lectura.

En otras palabras, se puede decir que la prueba verifica que sepas contar con los dedos, que tengas una noción mínima de porqué ocurre el día y la noche y que sepas leer un instructivo, como bien dice la OCDE: «La prueba verifica que los ciudadanos de cada país tengan las competencias básicas para un correcto desarrollo en esta sociedad de la información».

Como siempre, México fue uno de los primeros lugares, dejándonos como una nación llena de gloria y honor, claro, primeros lugares del cuarto mundo, superado por casi todos los países que realizaron la prueba, de hecho países que ni realizaron la prueba derrotaron a México brutalmente, demostrando una vez más que lo único para lo que sirve la sociedad mexicana es para dar patadas a un balón, bueno, para ser fanáticos enfermos de dicho deporte, no olvidemos los primeros lugares en obesidad que con orgullo ganamos a cada año.

A mí no me sorprende que tenga México uno de los puntajes más bajos de la prueba, a mí lo que me sorprende es que un país como Turquía haya sodomizado sin piedad a México en dicho examen. O sea, ponte a pensar lo siguiente:

Eres un joven de Turquía, te levantas a las 6:00 de la mañana para ir a la escuela, te subes al camión, pero el tráfico no avanza porque de nuevo explotó un coche bomba, secuestran el camión y un pendejo de ISIS amenaza con matarlos a todos ustedes si no siguen sus instrucciones, porque claro, «son problemas diplomáticos», no es guerra.
Las autoridades logran neutralizar al terrorista y llegas tarde a la escuela, como toda la vida hay muertos por las calles, bombardeos y un sinfín de cosas, te aplican el examen PISA y ¡toma esa!, te chingaste a México y todos sus habitantes, te ponen una medalla en el cuello y vuelvas a casa para contarle a tu madre que eres mejor que todo México, pero claro, está muerta, de hecho, tú también estás muerto, siempre lo has estado, pero eso no significa que no puedas demostrar que eres mejor que los jóvenes mexicanos para sumar, restar, leer y conocer los estados del agua.

En lo personal, más que el hecho de que México esté condenado a ser estafado y a seguir comprando libros que escriben youtubers pendejos como Dross y Werever, lo que me preocupa es lo que dijo la directora de la OCDE, Gabriela Ramos:

«Lo que se necesita es incentivar a los jóvenes, premiarlos por el esfuerzo».

No soy muy bueno con esto de las palabras, pero «incentivar» y «premiar» son palabras que me hacen creer que la señora Ramos lo que quiere es convertir a todo México en un show de César Millán ─el encantador de perros─.

Los jóvenes mexicanos no deben ser premiados por salir de la mediocridad, para empezar, se están evaluando tres áreas básicas, son áreas que (no es por sonar mamón) son prácticamente intuitivas, las desarrollas por el simple hecho de existir.

Lo que debería hacerse es cambiar el puto sistema de educación.

«PUTA MADRE EFRAÍN, TÚ Y TUS LETANÍAS DEL SISTEMA DE EDUCACIÓN, YA ME TIENEN HASTA LA VERGA».

¡Pues sí!, así es, eso debería hacerse. Ponte a pensar que el simple hecho de premiar a los jóvenes por algo que debería ser inherente a ellos (la curiosidad) es la mejor forma de alejarlos precisamente de esas áreas que son la base fundamental para el desarrollo económico y tecnológico de un país.

«Saqué puro 10 en matemáticas y ciencias, pero sólo porque me regalaban un celular si tenía promedio alto», esas son mamadas amigos míos, son puras mamadas.

Nuestro sistema de educación siempre ha funcionado con la misma base de incentivar a los estudiantes, premiarlos y todas esas mierdas que nos han dejado clarísimo que no funciona, de hecho los estudiantes viven bajo la constante amenaza: «Si no estudias no vas a valer verga para la vida, te vas a morir de hambre, vas a ser un don nadie, si no estudias te vas de la casa, vive debajo de un puente como todos los otros vagabundos que no estudian», ese tipo de comentarios son los que han movido a todos los estudiantes durante años y lo seguirán haciendo hasta que alguien apto (como yo, por ejemplo) llegue al sistema de educación y reforme lo que realmente es el aprendizaje.

El sistema de educación y sus dogmas de mierda son arcaicos, están basados en la memorización y en el hecho de que aprender debe ser obligatorio, a fuerza ni los zapatos entran, pero en México seguimos promoviendo esas ideologías a pesar de no tener resultados satisfactorios, ¿por qué?, pues yo creo que ya se agarró un gusto por aquello de andar valiendo verga, ya lo tenemos en nuestras raíces.

Por allí anda gente que dice que el examen no es objetivo porque está más enfocado a términos cuantitativos y que es muy parecido a una prueba de coeficiente intelectual en el que las respuestas las puedes deducir viendo las opciones múltiples, bla bla bla.

¿Y?

No podemos excusarnos con: «En México tenemos jóvenes de bajas capacidades que no desayunan bien y tienen retraso mental», creo que casos conocidos tenemos de sobra para demostrar que en México hay gente con capacidad, gente que puede y quiere hacer algo por este agujero.

Allí tienes a Olga Medrano que este mismo año volvió con una medalla en la olimpiada de matemáticas, la pobre cabrona debe estar llorando por ver el resultado que nuestros jóvenes mexicanos (como ella) tienen en dicha prueba, mira que la misma Olga ha dicho que todo es cuestión de esfuerzo, no de talento.

Y sí, nunca he sido partidario de aquellas creencias sobre cómo una calificación define tu inteligencia, sino todo lo contrario. Pero la prueba (le pueda a quien le pueda) ni siquiera requiere conocimientos profundos de dichas áreas, sólo requiere que seas observador y hayas aprendido algo de tus vivencias día a día en esta puta desdichada vida.

Pero no, los millennials nunca van a hacer nada por sí mismos, porque ellos ya están atrapados por los celulares y esos ídolos del youtube que tanto idolatran, estamos en una era de las más bonitas donde el internet y la piratería nos da acceso a bases de datos robadas tan grandes como la de JSTOR, pero claro, preferimos usar el internet y todos esos increíbles recursos para ver memes en facebook, para ver vídeos pendejos en youtube y para ver series en Netflix, y no agaches la cara, te estoy hablando a ti.

Ya muchas generaciones se fueron a la mierda, pero no se debe perder la fe, porque los niños que vienen mañana son precisamente a los que vamos a educar los estudiantes del ahora, y van a ser niños que van a tener acceso a tecnología e información, lo mejor que podemos hacer es centrarnos en ellos y explotarlos lo más que podamos, ellos deberían ser nuestro objetivo, ellos deberían ser el futuro de un sistema de educación ya reformado en el que se haya renunciado a las bases pendejas y nada fructíferas que tiene el de ahora.

Con los estudiantes jodidos que están suscritos a Dross, yayo y que son adictos al netflix, bueno, a ellos ya los podemos dar por perdidos, total, no saben ni leer, sería invertir más dinero en una educación que de antemano sabemos que se va a perder, si les das una beca se la van a gastar en libros pendejos sino es que en algo más oscuro como pagar un mes en netflix para poder seguir viendo «El señor de los cielos» o una mierda más grande.

Adiós, sólo me quería desahogar, y cuidado malinchistas, antes de que empiecen a mamar a USA, yup, también le fue bien mal, a todos nos fue mal, todo está mal, el continente americano en general está de la mierda, es hora de ir agarrando otro ídolo al cual chuparle la verga, porque USA, pues no, ya dio todo lo que tenía que da.

Un comentario en “En México no nos gusta la PISA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s